•  |
  •  |

Los pobladores de la comarca San Bartolo, muy alegres recibieron el servicio de energía eléctrica, sin la instalación de medidores domiciliares, pero desde hace varios meses, la empresa Gas Natural --antes Unión Fenosa--  les comenzó a cobrar altas tarifas por el consumo de energía.

La comarca San Bartolo, municipio de Quilalí, Nueva Segovia, tiene alrededor de  cinco mil habitantes, la mayoría de ellos de escasos recursos económicos, como es el caso del señor Miguel Martel, enfermero jubilado, quien reside desde hace 28 años en ese lugar.

Martel dijo sentirse asaltado por esta transnacional, pues los recibos le salen alterados hasta por la suma de 332 córdobas con 93 centavos, cobro que considera exagerado para el consumo de energía que tiene en su hogar, y que sobrepasan su capacidad económica.

Por esta situación, según el denunciante, él ha caído en mora, acumulándosele una deuda de varios miles de córdobas.  

El quejoso agregó que para los habitantes de San Bartolo es difícil poder presentar los reclamos correspondientes ante Gas Natural, pues para hacerlo tienen que viajar hasta la cabecera departamental en Ocotal, Nueva Segovia.

Dijo que en igual situación está la señora Virginia Sevilla, quien  debe 29 recibos, incluyendo el de mayo, y su deuda asciende a 5 mil 21 córdobas con 94 centavos, y en su casa tiene una bujía ahorrativa y el recibo mensual es de 322 córdobas con 93 centavos.

Ahora la población de San Bartolo, que tiene 5,000 habitantes, en su mayoría nuevamente ha vuelto a hacer uso del candil, ya que la empresa esta aplicando el alicate, suspendiéndoles el servicio de energía eléctrica a los que están con deudas.