•  |
  •  |

En Nicaragua se analiza desde ayer la implementación de un nuevo modelo de permisos electrónicos y tecnologías de la información para la reglamentación del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (Cites, por sus siglas en inglés).

Juan Carlos Vásquez, Oficial de la Secretaría de Cites, dijo que buscan reforzar los controles en puertos y aeropuertos en los países del área para verificar el origen legal de las especies que se transportan.

Reconoció que en la región “hay datos positivos en cuanto a biodiversidad, pero muy preocupantes en cuanto a tráfico ilegal de especies amenazadas”, por lo que se hace urgente colaborar para asegurar que este comercio no cause daño al medio ambiente.

De modo que el encuentro representa los primeros pasos de un proyecto grande para mejorar la gerencia de permisos para el intercambio legal de especies.

Funcionarios del Cites, de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo, CCAD, y del Departamento del Interior de Estados Unidos, ayer se concentraron en evaluar estrategias, definir métodos y analizar posibilidades que permitan un mejor manejo de los recursos naturales en Centroamérica.

Margarita Salazar Viscarra, coordinadora de Área de Gestión del Patrimonio Natural y de Ecosistemas Priorizados de la CCAD, dijo que es una valiosa oportunidad para poner en contexto nuevas formas de utilización de recursos y poder establecer proyectos económicamente beneficiosos para muchas de las comunidades pobres de América Central, donde se concentra la principal riqueza natural.  Ella se refiere a la posibilidad de cultivar especies con cualidades comerciales, con fines de aprovechamiento sostenible. “Podemos generar recursos a poblaciones pobres”, subrayó.