•  |
  •  |

A pesar del modelo de atención gratuita que se implementó con el gobierno actual desde enero 2007 en todas las unidades públicas del país, las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, están conscientes de que aún prevalecen ciertas desigualdades en los servicios de salud que reciben los nicaragüenses.

Para identificar estas debilidades, la Organización Panamericana de la Salud, OPS, y el Minsa, iniciaron ayer el “Taller Nacional de Generación de Evidencia Epidemiológica sobre Desigualdades en Salud”, en el que participan más de cuarenta funcionarios de ambas instituciones.

En este encuentro, los participantes determinarán las desigualdades, y elaborarán un plan metodológico y herramientas para trabajar en la disminución y erradicación de esas inequidades, según explicó el doctor Jorge Luis Prosperi, representante de OPS en Nicaragua.

“Uno podría decir que las hay (las desigualdades), así al ojo uno podría decir que la situación, la forma en que vive la gente en el país, no es homogénea en todos los municipios. Hay sus diferencias dependiendo de los ingresos socioeconómicos.

“Necesitamos metodología, con las personas que están acá, vamos a ver si existen o no factores determinantes de salud y enfermedad, que hace que la situación de salud sea diferente en Managua y en la RAAN, por ejemplo”, señaló Prosperi.

Asimismo, comentó que el Minsa está consciente de la situación real que se vive en cuanto a las atenciones de salud, que se brindan en el sistema de atención pública, por eso, ha venido desarrollando diferentes acciones, en las que ha contado con el apoyo de OPS.

Modelos son un ejemplo
El taller durará cinco días, en él participan miembros del Ministerio de Salud de nivel central, de los Sistemas Locales de Atención Integral en Salud, Silais, de la dirección de epidemiología, estadísticas y de planificación. “También están los técnicos de la OPS, para que aprendan la metodología y juntos podamos darle seguimiento y contamos con la participación de estos dos expertos, de las oficinas centrales de Washington y de Cuba”, agregó.

El representante de OPS consideró que el modelo de salud comunitaria y el modelo de participación que tiene el gobierno, a través del Minsa, “son un ejemplo para América Latina. Eso nos ha permitido enfrentar diversos problemas de salud a lo largo de los últimos años”, recordó Prosperi, haciendo alusión a la epidemia del virus H1N1, que cobró la vida de 11 nicaragüenses.

Igualmente, comentó que el embarazo en las adolescentes es un problema que no se ha resuelto en Nicaragua, y que ha pasado inadvertido. “Ese es un tema que no lo tenemos resuelto, pero vamos en la dirección apropiada. Los embarazos en las adolescentes no están disminuyendo, pero tampoco están aumentando, se están manteniendo.

Esperamos llegar a un momento en que ninguna adolescente se embarace”, manifestó.

Por su parte, el doctor Alejandro Solís, Director General de Planificación y Desarrollo del Minsa, admitió que el sistema nacional de salud carece de insumos suficientes para atender a toda la ciudadanía, sin embargo, “existe el vigor de la gente que ha dado una lucha ejemplar en las epidemias de la Influenza y la leptospira”.