•  |
  •  |

Edificaciones sólidas sustituyen a escuelas de madera en la RAAN
Edith Pineda

En Kaskita Central, San Pedro de Kaskita y La Barranca, comunidades de Siuna, solo la mitad de la población en edad escolar recibe educación preescolar y básica.

Mario Molina, filial de alcalde, reconoce como principal obstáculo las distancias que deben recorrer los niños para llegar a los centros y el peligro al que se exponen en invierno cuando los ríos crecen.

En esos lugares donde la oferta de Primaria se da en modalidad Multigrado, los comunitarios decidieron construir escuelas de madera a las que actualmente asisten 216 alumnos, las cuales pronto serán sustituidas por edificaciones sólidas, dice Molina, quejándose del abandono al que son condenadas esas poblaciones.

Se refiere a que un solo maestro atienda a 60 alumnos de todos los grados, y cree que por ser campesinos el Ministerio de Educación olvida garantizarles esa educación de calidad que promueve en sus políticas públicas.

Molina dice que ahora, gracias al Programa de Asistencia Financiera para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana, del gobierno del Japón, van a mejorar la infraestructura escolar, espera que las autoridades centrales de Educación contemplen garantizar los docentes que permitan ofrecer los seis grados de Primaria. “Nosotros también lo merecemos”, expuso.
Para la construcción de esas tres escuelas de Siuna, la cooperación japonesa otorgó US$112, 338.

Según el embajador del Japón en Nicaragua, Jiro Shibasaki, que firmó convenio con los alcaldes de las comunidades beneficiarias, el apoyo es un gesto mediante el cual su gobierno da muestras de su compromiso para seguir contribuyendo con el desarrollo económico de Nicaragua.

Expresó que aún están estructurando el monto total de la Cooperación de Japón para Nicaragua, pero dijo que Educación, Salud y los proyectos viales serán los sectores prioritarios.


CETA inaugura laboratorio de sanidad animal en Chinandega
Róger Olivas
CHINANDEGA

El primer laboratorio de sanidad animal del departamento de Chinandega fue inaugurado el jueves último en una área del Centro de Enseñanza Técnico Agropecuario (CETA) de esta ciudad adscrito al Instituto Tecnológico (Inatec) para profundizar los conocimientos de alumnos provenientes de varios municipios chinandeganos.

El laboratorio tiene seis microscopios, destiladores de agua, equipos para agua hirviente, cristalería y mortero para pruebas de sangres y heces, dos balanzas electrónicas, esterilizadores, macro centrífuga, entre otros.
Ricardo Pérez, médico veterinario y profesor del Ceta aseguró que con el moderno laboratorio realizarán exámenes para detectar parásitos y enfermedades de los animales.

El Occidente del país cuenta ahora con dos laboratorios de este tipo, el otro está ubicado en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma (UNAN-León). El Ceta atiende a 15 estudiantes por turno en formación de técnicos y administración agropecuaria en el manejo de aves de corral y ganado.

Jazmina Espinoza, Directora del centro de estudios reconoció al gobierno suizo, por el apoyo con el laboratorio que beneficiará a parte de los mil 887 alumnos.

Los estudiantes se mostraron contentos con el laboratorio debido a que no tendrán que viajar a otras ciudades para detectar las enfermedades en los animales. El Ceta también ofrecerá la carrera de agroindustria.

Oswaldo Jara, en representación de la Cooperación Suiza y coordinador del Programa de Capacitación Laboral, se mostró contento con la instalación del laboratorio, y aseguró que esa institución está interesada en la cadena de valor de los productos lácteos y la ampliación de la infraestructura, confiando en el desarrollo del país.