•  |
  •  |

Pobladores del barrio Las Torres nunca se imaginaron que además de la delincuencia que ha alejado de este sector las unidades de transporte colectivo, también iban a sufrir el hundimiento de un kilómetro y medio de la calle principal, lo cual los ha dejado incomunicados.

La Alcaldía de Managua, ALMA, realiza trabajos en el lugar, pero la población asegura que dichas obras les están causando problemas adicionales. Desde hace un mes, trabajadores del Plantel Batahola de la municipalidad, realizan el relleno y la compactación en el tramo de calle dañado.

Las primeras dos lluvias fueron cruciales para que el terreno terminara de ceder. El año pasado, con las fuertes precipitaciones, una parte de la calle ya había colapsado, un preludio de un daño más grave. En esa ocasión, la municipalidad mandó a rellenar.
Ahora, con menos agua, el desastre fue mayor. La humedad fue socavando poco a poco la calle, hasta que un kilómetro y medio empezó a hundirse lentamente.

De la calle adoquinada solo queda el recuerdo, y ahora los adornos son los inmensos huecos que lentamente la alcaldía está tratando de reparar.

Flor Ríos, habitante del lugar, señaló que lo primero que empezó a salirse de su lugar fueron los adoquines.
“En toda esta calle se instalaron las tuberías que van a la planta de Enacal, pero la empresa no supo hacer el trabajo, y con la última lluvia se hundió. Ahora están tratando de arreglar la calle”, agregó.

“Yo miro que no avanzan, y eso que están trabajando hasta domingo. No puede entrar ni un vehículo”, señaló.

Obreros culpan a Bolaños
Trabajadores de la comuna, al ser consultados, aseguraron que la culpa del mal estado de la calle se debe a los malos trabajos que se hicieron en la época en que estuvo de presidente Enrique Bolaños.

Hay que recordar que la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAS, se inauguró en 2009.

En el barrio Las Torres, además de la instalación del sistema de alcantarillado sanitario, se instalaron tuberías que unirían la estación de rebombeo, ubicada en el barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, cercana a la vía actualmente dañada.

Unas cuadras antes, don Noel Villegas indicó que dentro de poco la calle mala tendrá “compañía”, pues el puente vehicular está desmoronándose poco a poco. Las corrientes lo socavaron y los chatarreros terminaron de dañarlo.

Por su parte, Yolanda Fierro no está segura de si volverán a adoquinar la calle.

La red vial revestida o adoquinada en la capital comprende más de 1,600 kilómetros. Hasta el momento se han mejorado unos 110 kilómetros, y 250 más ya dieron su vida útil.