•  |
  •  |

La efectividad de la cooperación internacional en el desarrollo del tema de género, es valorada por organizaciones de la sociedad civil, OSC, que buscan coincidir en las prioridades y optimizar los fondos obtenidos.

Luisa Molina, enlace de la Coordinadora Civil, CC, indicó que con la consulta regional que impulsan sobre equidad e igualdad de género en el marco del foro sobre la efectividad de las OSC, se pretende conocer el nivel de impacto en el desarrollo de las mujeres.

“Cuando viene cooperación puede estar dirigida al apoyo de las mujeres, pero esto no necesariamente incide en el desarrollo de las mujeres. La evaluación se hace para presentar resultados en el próximo encuentro de alto nivel, sobre la efectividad de la ayuda hacia las mujeres y poner el tema en agenda pública”, dijo Molina.

Empíricamente, consideró que en Nicaragua hasta este momento la ayuda de la cooperación no ha estado alineada o en armonía con políticas públicas para el desarrollo integral de las mujeres.

“Hay  enorme déficit en la calidad de vida de las mujeres, con falta de empleo para mujeres, y hay desigualdad e inequidad de género. Esto nos evidencia la necesidad de un corte en estos momentos, y hacer un análisis para poder concretar las acciones a seguir. Si no existe una política pública de género a favor del desarrollo integral de las mujeres, en principio, eso es una deficiencia”, consideró.

Molina agrega que los programas que no están coordinados con políticas públicas, si bien ayudan, se reducen al asistencialismo, sin permitir un desarrollo integral para las mujeres.

Por su parte, Nicole Benedictino, de la Red Internacional de Desarrollo, dijo que el motivo común entre donantes y OSC, es el mejoramiento y las condiciones de desarrollo de las mujeres a través de la ayuda internacional.  Por eso alegó que los países deben llevar su desarrollo de forma democrática y local, y, asimismo, el apoyo de los donantes debe adecuarse a las estrategias de desarrollo de los países beneficiarios, no a la inversa, a como suele suceder.

Benedictino también fue enfática en que la ayuda no puede condicionarse, y que deben abandonarse las consideraciones de los donantes, que a veces están más involucrados en intereses políticos, militares y económicos.

Valoró el imperativo de crear mejores enlaces de cooperación y de coordinación, para mejorar la efectividad de los fondos, y que los beneficios a la población receptora sean mayores y a largo plazo.