•  |
  •  |

Además de Matemáticas, Español, Historia y otras ciencias, niños de cuatro escuelas de Managua recibirán lecciones sobre cómo cuidar el planeta.

A los pequeños, por medio de actividades lúdicas y charlas explicativas sobre los perjuicios que hacemos al medio ambiente con nuestras malas costumbres, como tirar basura en cualquier parte, se les inculcará la necesidad de hacer pequeños cambios que aminoren la contaminación del medio ambiente. Durante seis meses, en los centros escolares Nueva Esperanza, Santa Clara, Santa Rosa y Bello Horizonte se desarrollará el programa de educación ambiental “Eco escuelas”, que impulsa la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible, Fundenic SOS, esta vez con el apoyo de la Embotelladora Coca Cola.

Festivales, concursos de dibujo, charlas, así como la enseñanza de cómo clasificar adecuadamente los desechos, serán parte de las actividades por medio de las cuales se les brindará a los menores el conocimiento que los motive a valorar los recursos de la madre Tierra.  Danny González, Gerente de Asuntos Corporativos de Embotelladora Coca Cola, dijo que dependiendo del éxito de este proyecto que beneficiará a 2,275 estudiantes de las escuelas situadas en la cercanía de su empresa, a futuro podrían destinar más  recursos para promover la cultura ambiental en otros centros.

La clave
“La educación es clave para un cambio de actitud”, expresó González, reconociendo lo urgente de empezar a desechar el pensamiento de que la basura puede ir a cualquier parte cuando está demostrado que clasificarla, además de la posibilidad de generar recursos, es clave para evitar la propagación de muchas enfermedades.

El doctor Jaime Íncer, Presidente de Fundenic SOS, coincidió en que la contaminación ambiental es un problema cada vez más agobiante, “que genera mala imagen país y causa problemas de salud”, y dijo que los niños son claves para el proceso de cambio de actitud por ser más sensibles.

Dijo que lo ideal sería poder llevar un proyecto de este tipo a escala de país, no obstante reconoció como obstáculos la disposición de recursos.

El presupuesto del Ministerio de Educación es limitado,  y, por tanto, se necesitaría de una apuesta decidida del empresariado, expresó Íncer.  

A través de Eco escuelas, desde hace tres años se promueve la adopción de prácticas “verdes”, en este caso, además de los estudiantes, serán capacitados 89 docentes y el beneficio indirecto se estima en 5,500 personas.