•  |
  •  |

Aunque ya se instaló la segunda etapa del invierno, las lluvias no se desarrollan con fuerza, pero las calles de tierra que existen en algunas zonas de la capital, con una pequeña brisa se convierten en la pesadilla de conductores y peatones que tienen que sortear charcos y zanjas para poder llegar a su destino.

En el barrio Los Vanegas, que está dividido entre el Distrito Cinco y la Alcaldía Municipal de Nindirí, pobladores reclaman les brinden más atención, ya que las escorrentías que bajan desde la comunidad cercana de Esquipulas y la maquinaria pesada que pasan hacia los nuevos condominios que aún se construyen tienen totalmente destruida la vía.

Fanny Prado, vive cerca de la terminal de buses de Esquipulas, en este punto el agua de lluvia y las residuales han socavado el terreno que aún no está pavimentado y a escasas tres cuadras se encuentra la terminal de la ruta 262, donde también hay huecos, pero este punto de acuerdo a la división le corresponde a la Alcaldía de Nindirí.

“Ninguna de las dos alcaldías se hacen cargo, ya aquí es imposible pasar, hace poco vinieron a echar arena y con una brisita se formó una corriente que arrastró todo el material hasta el Colegio Pablo Antonio Cuadra”, detalló Prado.

Dicho centro está situado a dos cuadras de donde se encuentra la parte más dañada de la calle. Prado señaló que el jueves pasado camiones de la Alcaldía de Nindirí llevaron hormigón para intentar sellar los baches, pero que solo dejaron el material y se fueron.

“El sábado hubiese visto, en la noche un hombre tomado se fue a estrellar con el cerro de hormigón, se hizo una herida en la cara, porque traen el material y ni lo riegan”, declaró Prado.

En el lugar se pudo constatar que una cuadrilla de ALMA, no de la comuna de Nindirí, con maquinarias regaba el hormigón, mientras otros camiones llevaban más material a zonas como Las Jagüitas y Las Enramadas donde también la poca lluvia que ha caído ha terminado de dañar las calles.

En noviembre del año pasado el secretario general de la comuna capitalina, Fidel Moreno precisó que para 2011 se repararían 2,200 calles de tierra principalmente en los distritos III, V, VI y parte del VII.

Para esta obra que iba a ser de carácter integral se destinaron 30 millones de córdobas, pero hasta ahora estas comarcas del Distrito V siguen esperando la ejecución de los proyectos viales.