•  |
  •  |

Aunque para la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes o las cardiopatías, no se requiere de mayores esfuerzos como llevar una dieta balanceada y hacer ejercicios de forma regular, más de 57 millones de personas fallecen anualmente a causa de cualquiera de estos padecimientos, indican cifras oficiales presentadas por diversos organismos sanitarios. En Nicaragua, el aumento de los casos de diabetes resulta alarmante, y el mal ya puede considerarse un problema de salud pública, según los expertos.

Las estadísticas fueron analizadas ayer en una mesa redonda, en la que participaron representantes de la Fundación Nicaragüense para la Diabetes, la Organización Panamericana de la Salud, OPS-Nicaragua, el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá, Incap, UCA, UNAN-Managua y UNAN-León, y Ministerio de Salud, Minsa, entre otros organismos relacionados a la salud.

El doctor Enrique Medina Sandino, Presidente de la Fundación Nicaragüense para la Diabetes, comentó que, particularmente, los casos de diabetes han aumentando en nuestro país de una manera exorbitante, al igual que en el resto del planeta. Los estudios nicaragüenses del año 2003 revelaron que el 11% de la población era diabética, y un 11% prediabética.

Esa misma investigación reveló que casi el 60% de los nicaragüenses mayores de 20 años tenían algún grado de obesidad o sobrepeso, uno de los principales factores para padecer de diabetes.

Un problema de salud pública
En cambio, el último estudio realizado en 2009, elevó el porcentaje de diabéticos hasta un 18%, y las proyecciones para los próximos 20 o 25 años, dicen que en Nicaragua y en el mundo, por lo menos un 25% de la población adulta será diabética.

Para Nicaragua, esta cifra significaría casi un millón de personas con diabetes o prediabéticas. “Estamos hablando de una situación que va a quebrar a la ciudadanía, ya que no habrá dinero suficiente para enfrentar toda esta enorme problemática de salud pública”, advirtió el doctor Medina.

A esto se suma que el Minsa reporta la diabetes como la segunda causa de muerte, después de las enfermedades cardiovasculares, sin embargo, el galeno estimó que si los padecimientos cardíacos los presenta una persona diabética, se puede afirmar que la diabetes es la enfermedad que produce más defunciones en el país, por lo tanto, es el principal problema de salud pública.

La atención en Nicaragua, únicamente para los pacientes diabéticos, tiene un costo de US$129 millones, de los cuales US$85 millones son gastos indirectos, es decir, por muerte prematura o por discapacidad, y US$44 millones es la inversión en atención médica directa.


Preocupación mundial
El doctor Wilmer Marquiño, Asesor en Prevención y Control de las Enfermedades de OPS-Nicaragua, expresó que en el mundo hay una preocupación por el incremento sostenido que se está dando por la incidencia de enfermedades crónicas no transmisibles.

También señaló que el informe de la Organización Mundial de la Salud de 2008, reflejó que 57 millones de personas murieron ese año, lo que implica que alrededor del 63% se debió una enfermedad crónica no transmisible, principalmente, relacionadas a problemas cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes.