•  |
  •  |

Mil niños de entre 9 y 14 años laboran en las minas de cal ubicadas en las comarcas de San Pablo, Los Sánchez Norte y Sur, Los Gutiérrez Norte y Sur, Los Velásquez, Chorotega y Los Angulos, en el  municipio de San Rafael del Sur.
Los nuevos datos completan el primer informe de la Federación de Trabajadores del Servicio Público, Fedetrasep, que se había limitado a dos comunidades, San Pablo y Los Sánchez. Entonces se creía, conservadoramente, que solo eran 135 niños.

“Una vez in situ, descubrimos que el número era mucho  mayor, por lo que decidimos extender el universo de estudio a seis comunidades más. En total, encontramos que dos de cada 10 niños sufren explotación infantil”, explicó Álvaro Leiva Sánchez, Secretario de Asuntos Laborales y Derechos Humanos de la Fedetrasep.

Los menores laboran en jornadas ininterrumpidas de entre 10 a 15 horas, expuestos a los explosivos usados para la extracción del material en el yacimiento mineral; al humo que desprenden los hornos que son atizados con leña; a gases tóxicos --como el monóxido de carbono y el óxido de carbono-- que se desprenden en el proceso de enfriamiento de la cal, y a enfermedades respiratorias, alergias y dermatitis de contacto en el proceso de empaque.

El 90% de la mano de obra empleada son niños, ya que reciben la mitad del salario que perciben los adultos. El pago es de 60 córdobas diarios. No están dentro de la planilla salarial, por lo que no gozan de prestaciones sociales.
Mayoría sin ir a clases

El 62% no asiste a la escuela debido a las largas distancias que tienen que recorrer para llegar al centro más cercano, el cual se encuentra a 24 km, el 42% no sabe leer ni escribir, y apenas un 22% ha terminado el quinto grado, ya que al alcanzar los 10 años, la mayoría abandona la escuela para integrarse a la minería.

Los trabajos que desempeñan los niños son la colocación y detonación de explosivos para provocar el desprendimiento de la roca, carga de los macizos de cal hasta los camiones donde son transportados, introducción del material en hornos para el quemado de la cal, enfriamiento e hidratación de la misma y el proceso de sellado.

No utilizan mascarillas, cascos, guantes ni otro equipo de protección, por lo que se mantienen inhalando los gases tóxicos emanados durante las 15 horas de trabajo, se exponen a lesiones ocasionadas por posibles derrumbes y a quemaduras por el trabajo de atizado de la leña en los hornos.

Esto según datos proporcionados por la Fedetrasep, la cual acaba de remitir un estudio ante la Organización Internacional del Trabajo, OIT, sobre la explotación infantil que sufren los niños en la zona.

Leiva Sánchez explicó que el estudio fue realizado a raíz de múltiples denuncias que los condujo a hacer una investigación de campo para remitir un informe ante la OIT, con el objetivo de que Nicaragua sea incluida en la lista de los 25 países violadores de los derechos laborales de la niñez.

Ante esta situación, varias ONG como el Instituto de Promoción Humana, Inprhu, la Asociación de Niñas del Fortín y Trabajadores para la Educación, Salud e Integración Social, Tesis, manifestaron su preocupación, asegurando que esto requiere de acciones concretas de parte del Estado nicaragüense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus