•   CARAZO  |
  •  |
  •  |

La falta de un puente que facilite la comunicación con el  Refugio de Vida Silvestre de Chacocente, es el principal obstáculo con el que se encuentran los turistas que van en busca de esta reserva natural, famosa por estar entre las mejores playas desiertas del mundo y ser el santuario de miles de tortugas Paslama, que año con año llegan a estas costas a desovar.

Según Jeffer Cruz, Coordinador técnico del Refugio de Vida Silvestre Río Escalante-Chacocente, la falta de un puente sobre el río Escalante,  dificulta el acceso al refugio, principalmente en la temporada lluviosa.

Agregó que en los meses de agosto y septiembre no hay acceso al refugio, debido a que el río crecido impide cruzar de un lado a otro, por ello la necesidad de instalar un puente para que los turistas puedan llegar y visitar la reserva en cualquier época.

No les responden solicitud
Mario Espinoza, delegado de Carazo del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, (Marena), señaló que hace tres años solicitaron al Ministerio de Transporte e Infraestructura, (MTI), le cedieran el antiguo puente que se encontraba sobre el río Las Lajas, en la Panamericana Sur, para instalarlo sobre el río de Escalante, pero la solicitud no tuvo eco, ya que dicha estructura sería trasladada al municipio de Cárdenas. El funcionario coincidió en que la falta de un puente reduce la visita de turistas y ante esta realidad dijo elaborarán un proyecto con la Alcaldía de Santa Teresa, para su construcción.

 

Ubicación del refugio
El  Refugio de Vida Silvestre de Chacocente se localiza en el límite departamental entre Carazo y Rivas. Una de las vías de acceso es a través del puente de Ochomogo, localizado en el kilómetro 80 de la carretera Rivas-Nandaime. Al llegar a este punto hay que desviarse al oeste, sobre un camino de tierra y recorrer más de 40 kilómetros pasando por la playa El Astillero.

La otra manera de arribar a Chacocente es por el municipio de Tola, en el departamento de Rivas. Según datos oficiales del Marena, en 2010 a Chacocente arribaron 55  mil quelonios y eclosionaron un millón 750 mil tortuguillos. La playa también fue visitada por unos mil turistas.