•  |
  •  |

La primera planta generadora de biogás que usa como materia prima las “aguas mieles” desechadas del proceso del lavado del café, fue construida en Nicaragua conla cooperación de organismos internacionales, y estará operando  a finales de noviembre, contribuyendo con la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en el país y  a la no dependencia de hidrocarburos como el diesel.

La planta, ubicada en el beneficio de café húmedo de CISA Exportadora en Diriamba, es la primera que se construye en la región centroamericana, y producirá un promedio de 200 mil kilovatios de potencia, que significará un ahorro de hasta US$40,000 anuales.

Gilberto Monterrey, director técnico de la planta de biogás, explicó que el proceso de manejo de aguas mieles con esta planta es moderno, y permite un tratamiento con mayor eficiencia, que garantiza menos contaminación.

“Las aguas serán tratadas para que los gases como el metano y el dióxido de carbono (CO2) sean utilizados en un proceso de generación de biogás, el cual alimentará un generador que producirá energía para alimentar la maquinaria dentro del beneficio de café. Esto nos permitirá dejar de consumir energía de la red nacional, producida con plantas que utilizan combustibles como el diesel”, afirmó Monterrey.

Créditos por bonos de carbono
Explicó que la nueva planta permite también una optimización en el uso del agua utilizada para lavar el café, reduciéndola a menos de 66 mil galones por año.

“Cada tonelada de CO2 y metano que se deja de emitir en la atmósfera, garantiza acceder a créditos de carbono, los cuales son comprados por empresas internacionales. Esta es la primera experiencia en materia de caficultura a nivel mundial, y Nicaragua se convierte en el primer país en lograr créditos de este tipo con proyectos de producción cafetalera”, aseguró.  

El proyecto fue financiado por el Gobierno de Holanda y UTZ Certified. Además, fue apoyado por Climate Neutral Group y la firma consultora Aceres.

Lino Palacios, Gerente de Operaciones de CISA, indicó que parte de los costos operativos del beneficio de café están determinados por el factor consumo de energía, y con la planta de biogás, estos se reducirán en gran medida.

“Estamos hablando de ahorrarnos 8 kilovatios por hora, que se produce en la parte del secado mecánico del grano de café. Esto significa en promedio US$1,000 mensuales de ahorro en energía”, destacó.

La planta cuenta con  cuatro biodigestores (almacenadores de gas) y dos pilas de almacenamiento con una capacidad de 900 mil metros cúbicos de agua con gran carga de metano y CO2, que podrá ser  utilizada en el proceso de lavado de 50 mil quintales de café de exportación. La inversión del proyecto fue de US$130,000. “Para Nicaragua es un gran logro, porque a nivel mundial nos ubicamos como país promotor de fuentes de generación de energía renovable, protector del medio ambiente, y emisor de bonos de carbono, que son comercializados y generan recursos económicos.

Otras experiencias a escala
Vera Espindola Rafael, coordinadora de estándares de certificación en UTZ, destacó que también se han financiado otras experiencias en el manejo de biogás, pero en pequeña escala, en fincas ubicadas en Matagalpa, para beneficio comunitario de productores de cooperativas. En estas fincas, el biogás producido se utiliza solo para cocinar, beneficiando a 90 familias.