Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

ESTELÍ

Fuertes sanciones, multas y hasta la clausura de las licencias de operaciones aplicarán las autoridades policiales estelianas a los dueños de establecimientos comerciales instalados en las estaciones gasolineras que permitan el consumo de licor en estos locales.

El comisionado Roberto José Gómez Laínez, jefe de la dirección de Seguridad Pública de la Policía esteliana, señaló que la venta de licor y cervezas está autorizada en tales establecimientos, no así su consumo.

Tales medidas fueron dispuestas luego de la aprobación de una resolución por parte de los diputados de la Asamblea Nacional, quienes preocupados por la ola de delitos registrados en esos sitios decidieron aplicar con urgencia esas normas.

Dentro de las medidas preventivas adoptadas por la Policía, señaló la orientación a los dueños y empleados de los establecimientos, a fin de que respeten tales disposiciones de ley, porque de lo contrario, estarían incurriendo en faltas graves que podrían llevar a las autoridades a clausurarles los permisos de operaciones.

Durante los últimos meses, debido a la venta y consumo indiscriminado de licor en tales locales, ha ocurrido una serie de hechos de violencia, tales como homicidios, personas lesionadas graves y otros incidentes, lo que pone en peligro a transportistas y a otros ciudadanos que se presentan a realizar diligencias personales o comerciales.

El comisionado Gómez Laínez sentenció que las medidas aplicadas tienen toda la lógica del mundo, y que las mismas, además de preservar la vida de la población, llevan como esencia principal evitar una tragedia de grandes proporciones, ya que cuando algunas personas ingieren licor pierden la razón y no miden las consecuencias de sus actos, y hasta se corre el riesgo de que provoquen un incendio, al fumar cigarrillos o poner a funcionar cualquier fuente de calor, recalcó.

Advirtió que las autoridades policiales estelianas continuarán trabajando para extremar las medidas de seguridad tanto en las instalaciones de las estaciones como en los establecimientos comerciales ubicados en el mismo sector, para evitar cualquier hecho que pudiera poner en peligro la seguridad ciudadana y la de los empleados.