•  |
  •  |
  • END

Las pequeñas oscuranas se convirtieron en un nuevo Programa de Racionamiento que ayer publicó Unión Fenosa en su sitio web oficial, debido a múltiples problemas en el sector energético, pero, especialmente, porque el gobierno incumplió su promesa de entregar en la primera semana de mayo los 60 megavatios de las nuevas máquinas Hyundai, bautizada como “Plantas Albanisa”.

El Programa de Racionamiento dejará sin servicio a más de 600 mil clientes de Fenosa en cinco bloques de horarios y zonas, los que oscilan entre tres, cinco y siete horas continuas de apagones en más de dos mil 500 barrios del país. “Se mantendrá mientras haya déficit de energía y no sé cuántos días vaya a durar”, dijo Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Fenosa.

Los bloques
De siete de la mañana a dos de la tarde, dejan sin servicio a más de 600 barrios ubicados en Boaco, Carazo, Chinandega, Chontales, Estelí, Granada, Jinotega y León. En este mismo período también suspenden el servicio a más de 800 comunidades de León, Masaya, Matagalpa, Nueva Segovia, Río San Juan, Rivas, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) y toda la periferia de Managua.

Entre las dos y las cinco de la tarde, afectan a unos 500 barrios de Boaco, Chinandega, Chontales y Granada. A la misma hora y en otro bloque similar, también dejan sin servicio a unas 700 comunidades de Granada, Madriz, Masaya, Matagalpa, Rivas y Managua.

En este horario empieza la mayor afectación en la capital, la que se extiende a otro bloque de apagones que se aplica en la zona occidental de Managua, entre las cinco de la tarde y las diez de la noche. Este último período de oscuranas es el que cubre más sectores, incluyendo comunidades de Masaya. Se trata de unos 500 barrios en total, en ambas regiones.

Varias plantas generadoras de energía ayer fueron apagadas o bajaron su producción de electricidad por diferentes razones, según el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC), que subraya fallas técnicas en los planteles y ahora un nuevo problema: escasez de bunker o fuel oil, el derivado del petróleo que sirve de combustible a estas máquinas.

En sus informes de fallas, las generadoras destacan que no hay combustible de generación porque la compañía Esso Standard Oil también registra problemas técnicos en su refinería, y suspendió por completo la producción de este hidrocarburo. Joaquín De Magalhaes, Gerente General de Esso, lo confirmó minutos después, y prometió que “será hasta en junio o julio que los problemas serán solucionados”.

Problema empeoró

A las siete de la mañana, los técnicos del Despacho de Carga programaban que el país demandaría 502 megavatios de energía eléctrica en total, pero sólo se estaban produciendo 490. Apenas hacían falta 12 megavatios, y Fenosa estaba concentrando y alternando estos apagones en barrios morosos del país. Sin embargo, el asunto empeoró una hora después.

Varias plantas bajaron su producción y una salió del sistema por falta de combustible, dejando al país sin 60 megavatios más. Sólo la Planta Nicaragua, de la privada Generadora Eléctrica de Occidente S.A. (Geosa), dejó de producir 50 megavatios, pues apagó una máquina por falta de bunker. Para entonces, el déficit era de 72 megavatios en total y Fenosa no tuvo más remedio que activar su Plan de Contingencia, un nuevo Plan de Racionamiento.

Ante este problema, todos los agentes del sector voltearon la mirada hacia el Mercado Energético Regional (MER), en la búsqueda de comprar energía en el extranjero, echando mano de un millón de dólares que dispuso el presidente Daniel Ortega hace dos semanas. Sin embargo, se encontraron con el mismo panorama que impera desde hace una semana.

Emilio Rappaccioli, titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), en rueda de prensa confirmó que los apagones aumentaron y se mantendrán por varios días.

Rappaccioli reconoció que desde hace 30 días el Gobierno y la Esso han buscado comprar bunker o fuel oil en diferentes países petroleros, para garantizar el suministro a las máquinas de las generadoras privadas y estatales, pero no se logró contratos inmediatos.

Indicó que la Esso contrató un barco con 50 mil barriles de búnker que arribarán al país hasta el 12 de mayo, y Petronic contrató otro cargamento de 100 mil barriles que llegará el 15 de este mes. Mientras tanto, señaló que “estaremos a la espera”, y eso significa que acompañados de apagones.

Reconoció el aumento del déficit de energía ocasionado especialmente por la Planta Nicaragua de Geosa, pero explicó que se había previsto solucionar con 89 mil barriles de búnker que arribaron el pasado sábado procedentes de Ecuador, en una importación de la Empresa Energética Corinto (EEM). El problema es que este producto sólo le sirvió a esta firma por su alta viscosidad y fue descartado por las otras generadoras, expresó.

¿Y las Hyundai?

El ministro Rappaccioli no quiso referirse al atraso que registra la instalación de las nuevas plantas estatales de la marca Hyundai, las que bautizó como “Plantas Albanisa”, y que para esta fecha deberían estar aportando 60 megavatios de energía, según sus reiteradas declaraciones.

Esta electricidad ahora resolvería perfectamente esta crisis de apagones, pero nadie explica el atraso, aunque una fuente subraya como causa principal la reciente y extensa ausencia en el proceso de instalación de parte de Ernesto Martínez Tiffer, presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

Rappaccioli y Martínez Tiffer prometieron que los primeros 40 megavatios estarían entrando al sistema a fines de abril. Cuando expiró esta fecha volvieron a prometer que sería en la primera semana de mayo, y ahora, el titular del MEM prometió que ayer, pero tampoco cumplió.

El ministro anunció que una parte de estas plantas, ubicadas en Tipitapa, ayer entraría al sistema aportando los primeros 20 de los 60 megavatios, a partir de las cinco de la tarde. No obstante, “hubo otra falla y no entraron”, apuntó un técnico del Despacho de Carga.

Lo preocupante de este caso, según el técnico del CNDC, es un dato revelado ayer por Rappaccioli, quien indicó que ante la falta de bunker, estas nuevas máquinas al momento de entrar usarán como combustible el diesel. “Eso encarecerá el precio de la energía a todos”, explicó la fuente.

A manera de ejemplo, mencionó lo sucedido el pasado martes, cuando se encendieron todas las plantas estatales de emergencia que funcionan a base de diesel debido a un creciente déficit. Eso aumentó de inmediato en 31 dólares con 23 centavos el precio de cada megavatio promedio, que ahora se cotiza en nuestro país en 271 dólares con dos centavos, lo que meses después debe reflejarse en la tarifa de energía.

César Zamora, Gerente de la EEC, recordó que ya habían advertido este problema desde inicios de año, “que mayo era un mes crítico, y por eso recomendamos la urgencia de la entrada de las nuevas lo antes posible”.

“La plantas de emergencias que debían estar entrando el cinco de mayo no entraron, entonces cualquier problema de suministro, de dinero o técnico… hay problemas”, enfatizó Zamora.