•  |
  •  |
  • END

Uno de los principales indicadores que ayudan a medir la fortaleza de una economía en un país, es su capacidad de producción eléctrica, su demanda y su costo, según los especialistas.

En nuestro país la producción eléctrica apenas es suficiente para satisfacer la demanda, que en promedio alcanza los 495 megavatios; y lo que es peor aún, más de un 80 por ciento de la energía que se produce es a base de derivados del petróleo, un producto que cada día se encarece.

Debido a que el precio del barril de petróleo aumenta constantemente, el costo de la tarifa de energía también incrementa, principalmente para aquellos clientes de Unión Fenosa que consumen más de 150 kilovatios al mes, pues en menos de un año, el precio de la electricidad ha aumentado en más de un 20 por ciento.

Ante ese escenario, en Nicaragua han surgido varias empresas que ofrecen sistemas de generación de energía eléctrica a través de proyectos de energía renovable, al utilizar los recursos naturales como el viento y el agua, pero, principalmente, la energía solar fotovoltaica, que es la que produce electricidad a través de paneles solares que se instalan en las infraestructuras de las viviendas.

Una de las empresas que ofrecen los equipos, y a su vez los servicios de instalación de sistemas para producir y alimentar electricidad a las casas mediante recursos naturales renovables, es Tecnosol, que entró al mercado nicaragüense en 1997.

Vladimir Delagneau, Gerente General de Tecnosol, explicó que desde que están ofreciendo sus productos, la mayor solicitud ha sido sobre los sistemas solares fotovoltaicos, cuya demanda en un 95 por ciento proviene de las zonas rurales de los diferentes departamentos del país.

Agregó que mensualmente esa empresa, a través sus 10 sucursales, instala unos 600 sistemas eléctricos que funcionan con energía solar fotovoltaica, y “ya tenemos alrededor de 30 mil sistemas instalados, porque el recurso del Sol está en todas partes, es fácil de transportar los paneles solares y fácil de instalar; entonces, es el que mayor auge ha tenido”, dijo Delagneau, quien también es propietario de Tecnosol.

Delagneau explicó que una de las características principales de los equipos que utilizan el Sol para producir energía eléctrica, es que esa energía se almacena en un banco de baterías, cuya electricidad se utiliza a cualquier hora del día o de la noche.

Otra de las ventajas de los nuevos paneles solares es que trabajan con radiación difusa, es decir, una radiación tenue, que permite que aunque el cielo esté nublado haya producción de energía.

Sin embargo, debido a que la inversión es altamente costosa en términos económicos, la demanda es muy poca; aunque en las zonas rurales donde no cuentan con redes de distribución para que Fenosa le lleve el servicio, la gente invierte en estos sistemas de energía solar fotovoltaica. La inversión en estas zonas oscila entre 500 y un mil dólares, debido a que el consumo de electricidad es muy bajo.

A manera de ejemplo, Delagneau mencionó que una casa en la ciudad consume un promedio de 300 kilovatios horas al mes, y esa inversión anda por los 20 mil dólares en la instalación de equipos y sistemas que funcionen a base de paneles solares fotovoltaicos.

Pero en el campo, donde el consumo es bajo, la demanda por vivienda oscila entre 50 y 100 vatios, lo que requiere de una inversión que oscila entre los 500 y un mil dólares. “Con un panel ellos pueden tener varias luminarias, un abanico, un televisor y una grabadora. Ya si quieren una refrigeradora, tendrían que poner por lo menos dos paneles más de 100 watts”, señaló.

El gerente de Tecnosol explicó que un sistema solar fotovoltaico está compuesto por el panel de carga, el regulador de carga, la batería, el inversor y todas las luminarias; y en cuanto a la instalación, los técnicos de la empresa se encargan de realizarlo, lo que va incluido dentro del costo del paquete de la instalación de los equipos.

Expuso que esos sistemas solares fotovoltaicos incluyen sistemas de respaldos de energía a través de inversores cargadores. Estos últimos se encargan de cargar un banco de energía para cuando hay “apagones”, y automáticamente entreguen electricidad al sistema eléctrico de la casa, ya que los inversores son equipos electrónicos que hacen las transferencias eléctricas de forma inmediata cuando es necesario.

“Cuando se va la luz (los inversores cargadores) agarran la energía que está almacenada en las baterías, para energizar los circuitos de la casa. Uno ni cuenta se da cuando se va la energía… Los inversores cargadores pueden almacenar energía distribuida por Unión Fenosa o también de los sistemas instalados que suministran energía renovable a la casa”, detalló Delagneau.


No obstante, aclaró que el precio de la instalación de los sistemas solares fotovoltaicos no incluyen los inversores cargadores, ya que estos son adicionales y su costo depende de la potencia, la cual oscila entre los 500 y 5 mil dólares, y cuya potencia se sugiere una vez que se hace un diagnóstico de los equipos eléctricos que hay en la casa; es decir, cuando se precisa la demanda de energía de la vivienda.


MEM subsidia compra
Delagneau reveló que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) está “subsidiando” a los clientes que compren sistemas de energía solar fotovoltaica, y este subsidio alcanza hasta un 15 por ciento del valor total del producto.

Por ejemplo, un sistema solar de 25 vatios, que incluye la instalación y tres lámparas, tiene costo especial de 486 dólares; pero sin ese precio especial, tendría un valor de 610 dólares. En el caso del sistema solar de 100 vatios, que incluye 10 lámparas y su respectiva instalación, tiene un costo de un mil 435 dólares, y con el precio especial ahora es de un mil 230 dólares. Es decir, un 14 por ciento del costo real lo asume el MEM.


Energía eólica
Aunque Tecnosol ofrece también energía eléctrica producida a través del viento (eólica) y del agua (hidroeléctrica), este tipo de tecnología no ha tenido gran demanda.

En el caso de los proyectos eólicos, al año se instalan unos 20 sistemas, los que han sido ubicados en lugares donde el viento es más frecuente y tiene mayor velocidad, como por ejemplo Rivas, Boaco, Chontales, Masaya, Chinandega y Jinotega.

Los costos de la inversión también dependen de la potencia que se quiera y se pueda instalar, aunque los más frecuentes son los de 400 vatios, a pesar de que los técnicos de esa empresa tienen la capacidad de instalar hasta un sistema de 10 mil vatios.

El costo de los sistemas de 400 vatios de energía eólica tiene un precio de mil dólares, mientras el de 10 mil voltios es de 40 mil dólares. Sin embargo, éste último sistema, a pesar que Tecnosol lo oferta, todavía no ha sido demandando, según sostuvo Delagneau.


Hidráulica o hidroeléctrica
En cuanto a la tecnología hidroeléctrica, los proyectos que ha instalado Tecnosol son en promedio unos cinco anualmente. Esto se debe a que se requiere de cierta infraestructura, por ejemplo, un río con buena corriente de agua para producir la energía.

El último proyecto hidráulico instalado fue en un municipio de Jinotega, en donde se colocó una potencia de 5 mil vatios. Sin embargo, la mayoría que se han instalado oscilan entre los 200 a 1000 vatios, para fincas pequeñas.

Otra de las tecnologías en las que está incursionando Tecnosol son los “inversores fotovoltaicos de inyección a la red”, los cuales, según explicó Delagneau, trabajan con paneles solares, y hacen que toda la energía que exceda el consumo dentro de las viviendas se inyecte a la red de Unión Fenosa.

Eso significa que el excedente de energía prácticamente se le regalará a Fenosa, porque no existe una ley que permita la venta de energía fotovoltaica. Por esa razón, Delagneau consideró oportuno que los diputados de la Asamblea Nacional aprueben una ley que permita la venta o retribución de energía a FENOSA; además, la empresa distribuidora podría acusar de usar energía no registrada “porque el medidor empieza a descontar energía”, finalizó.