•  |
  •  |
  • END

Colaboración para EL NUEVO DIARIO
El plan de cooperación técnica de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, y la Organización Mundial de la Salud, OMS, para el bienio 2006/2007, estuvieron orientados a fortalecer los componentes básicos de los sistemas de inocuidad de alimentos a través de diferentes acciones, entre éstas: la evaluación de riesgos, mediante el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica de las enfermedades de transmisión alimentaria (ETA), y monitoreo de contaminantes.

Otra es la gestión de riesgos a través del uso de evaluación sistemática de riesgos, para el desarrollo de programas integrados e intervenciones en inocuidad de alimentos; también la comunicación de riesgos y educación que promueva la adaptación, validación y adopción del manual para la aplicación de las normas de la OMS sobre la inocuidad de alimentos en escuelas, mercados y comunidades más desprotegidas; y el desarrollo de programas de educación presencial y a distancia.

Potencialmente erradicable
La OMS estima que anualmente ocurren a causa de esta infección aproximadamente 50 mil muertes. La cisticercosis humana es una de las pocas enfermedades contenida en la lista de enfermedades infecciosas potencialmente erradicables, y apremia la aplicación de programas para restar sus efectos en la salud pública.

La problemática sanitaria traza nuevos desafíos que trascienden la seguridad colectiva. La cisticercosis es un mal exclusivo de los países no desarrollados, causada por la etapa larvaria de la Taenia Solium. La cisticercosis es una enfermedad que puede llegar a ser mortal, y de la cual se previene muy poco.

Casos en Ocotal
Tomando como referencia al municipio de Ocotal, según el informe del Programa de Salud Ambiental y Epidemiología del Centro de Salud “José Dolores Fletes”, en el año 2007 fueron sacrificados en el matadero municipal un total de 3,234 cerdos, de los cuales, 107 salieron enfermos con cisticercosis, “desconociendo sí” la cifra real de todo el departamento de Nueva Segovia --constituido por doce municipios--, donde se practica tradicionalmente la matanza domiciliar con métodos artesanales y peores condiciones sin supervisión alguna.

Vale subrayar que de los doce municipios, únicamente Ocotal cuenta con su matadero, el cual tiene doce años de haberse construido, y las pocas mejoras que se le han realizado recientemente, no cumplen con la normatividad higiénica; se limitan a pintura, afinado de losas y piso.

Anteriormente en esta localidad, la matanza siempre fue domiciliar. Debido a la inexistencia de rastros legales en el resto de municipios, los carniceros que llevan a los mercados la carne para el consumo humano, se ven en la necesidad de sacrificar los cerdos en sus domicilios o en galeras improvisadas, donde no existe ningún tipo de normas sanitarias.

La crianza porcina en lugares con condiciones sanitarias deficientes, así como el manejo de mataderos con inadecuada infraestructura y poco control sanitario, facilita la probabilidad de infestación.

Graves problemas de salubridad
El matadero municipal de Ocotal enfrenta graves problemas de salubridad; se encuentra en estado crítico con la saturación de trabajo, las carencias en infraestructura y equipamiento; situación que acarrea un alto riesgo para la salud de la población. El objetivo de las normas higiénicas internacionales es de apoyar un sistema de control de inocuidad de alimentos de origen agropecuario, que garantice su calidad para el consumo humano y facilite las exportaciones.

Del mal manejo de animales en condiciones insalubres, pueden derivar cualquier tipo de enfermedades gastrointestinales, además de la cisticercosis, considerándose esta también una zoonosis ocupacional.

Las frágiles medidas de higiene utilizadas en el sacrificio de porcinos, significa inseguridad para la salud humana; si no hay controles sanitarios, los consumidores, al ingerir el producto, corren el peligro de enfermarse y hospedar en sus organismos parásitos como el cisticerco.

El consumo de carne después de sacrificado el cerdo, en circunstancias que van al margen de la higiene y de la salubridad, produce una relación causa-efecto, es decir, atenta contra la salud y fácilmente contra la vida.


¿Qué es la cisticercosis?
Es una infección tisular e infestación por la forma larvaria del cestodo porcino --Taenia Solium--. Cuando la persona ingiere los huevos o las proglótides (segmentos hermafroditas del parásito, auto fecundantes e independientes; cada proglótide grávida contiene un promedio de 50 mil a 60 mil huevos) de este parásito, eclosionan en el intestino; las larvas invaden el tejido subcutáneo, cerebro, ojo, músculo, corazón, hígado, pulmones y peritoneo.

La fase invasiva precoz de la infección se caracteriza por fiebre, malestar general, dolores musculares y eosinofilia. Si se afecta el cerebro, pueden aparecer alteraciones de la personalidad y epilepsia después de varios años. Los signos de hipertensión intracraneal o las perturbaciones psiquiátricas, sugieren fácilmente la afección cerebral, causando incapacidad grave.

También puede observarse calcificación y destrucción local de algunas estructuras (cisticercos) en otras zonas infestadas. La profilaxis (prevención) se basa en evitar el consumo de carne de cerdo poco cocida.

Los estudios serológicos específicos deben confirmar el diagnóstico de cisticercosis. Los cisticercos --larvas de la tenia-- subcutáneos pueden ser visibles o palpables. La identificación microscópica de uno de ellos, obtenido por extirpación, confirma el diagnóstico.

La cisticercosis intracerebral y de otros tejidos, puede diagnosticarse por tomografía axial computarizada o resonancia magnética, o por radiografías cuando se calcifican los cisticercos.

¿Por qué enfermamos de cisticercosis?
Por el fenómeno del fecalismo --ingesta de heces--. Cuando el humano o el cerdo ingieren materia fecal, es posible que estén ingiriendo huevos expulsados al ambiente por la forma adulta del parásito. A esta causa se suman las deficientes condiciones higiénicas sanitarias en mataderos.

Agente infeccioso:
Taenia Solium, la tenia de la carne de cerdo, causa infección intestinal en su forma adulta, e infección somática por medio de las larvas.

Distribución:
Mundial. Es particularmente frecuente en los lugares donde la carne de cerdo se ingiere cruda o insuficientemente cocida, y en los que las condiciones sanitarias permiten a los cerdos tener acceso a las heces humanas. La prevalencia en más alta en diversas zonas de América Latina, África, Asia Sudoriental y Europa Oriental.

Reservorio:
Los seres humanos son huéspedes definitivos de la especie de T. Solium.

Modo de transmisión:
La cisticercosis humana puede producirse por transferencia directa de los huevos de T. Solium, de las heces de una persona que alberga tenias adultas, a su propia boca --auto infección--, o a la de otra persona; o en forma indirecta por la ingestión de agua o alimentos contaminados con huevos.

Cuando las personas o los cerdos ingieren huevos de T. Solium, el embrión sale del huevo penetra en la pared intestinal; pasa a los vasos linfáticos o sanguíneos y es transportado a diversos tejidos en los cuales se desarrolla hasta producir la cisticercosis.

Período incubación:
Los síntomas de la cisticercosis pueden surgir en cuestión de días, hasta 10 años o más después de la infección. Los huevos aparecen en las heces de 8 a 12 semanas después de la infección con la tenia adulta
--T. Solium--.

Período de transmisión:
T. Solium se transmite directamente de una persona a otra. Los huevos se diseminan en el ambiente mientras el parásito permanezca en el intestino, a veces por más de 30 años; los huevos pueden conservar su viabilidad en el ambiente durante meses.

Susceptibilidad y resistencia:
La susceptibilidad es general. Al parecer, la infección no confiere resistencia, pero rara vez se ha notificado la presencia de más de una tenia en una persona.


Métodos de control
A. Medidas preventivas:
T Educar a la población para evitar la contaminación fecal de la tierra, el agua y los alimentos destinados a la gente y a los animales; evitar el uso de aguas servidas para irrigar los pastizales, y cocer completamente la carne de cerdo.

T La identificación y el inmediato tratamiento o la aplicación de las precauciones de tipo entérico para las personas que albergan la forma adulta de T. Solium, son esenciales para evitar la cisticercosis. Los huevos de T. Solium infectan inmediatamente después de que salen del huésped, y son capaces de producir una enfermedad grave en los seres humanos. Son necesarias medidas apropiadas para proteger al paciente de sí mismo, así como de sus contactos.

T El congelamiento de la carne de cerdo a temperaturas menores de 5º C (23oF) durante más de cuatro días, destruye eficazmente los cisticercos. La radiación (1 kGy) es muy eficaz.

T La inspección de los cerdos en canal, detectaría solamente una proporción de los animales sacrificados infectados, que se desecharán o someterán a radiación o procesos de cocción.

T Se debe impedir el acceso de los cerdos a las letrinas y a las heces humanas.

B. Control del paciente, de los contactos y del ambiente inmediato:
T Notificación a la autoridad local de salud: la notificación es selectiva.

T Aislamiento: no se recomienda aislamiento alguno. Las heces de los pacientes con teniasis por T. Solium no tratada, pueden ser infectantes.

T Desinfección concurrente: eliminación sanitaria de las heces; insistir en medidas estrictas de sanidad, y lavado minucioso de las manos después de defecar y antes de comer.

T Cuarentena: ninguna.

T Inmunización de los contactos: ninguna.

T Investigación de los contactos y de la fuente de infección: evaluar los contactos sintomáticos.

T Tratamiento específico: el prazicuantel (Biltricide) es eficaz para el tratamiento de las infecciones intestinales por T. Solium. La niclosamida (Nicloside, Yomesán) es ahora un fármaco de segunda línea y no se le consigue fácilmente. En la cisticercosis la intervención quirúrgica puede aliviar algunos síntomas. Los pacientes de cisticercosis activa del sistema nervioso central (SNC), deben ser tratados en el hospital con prazicuantel o albendazol; generalmente se administran corticosteroides durante un lapso breve, para controlar el edema cerebral producido por los cisticercos moribundos o muertos.

C. Medidas en caso de epidemia: ninguna.

D. Repercusiones en caso de desastre: ninguna.

E. Medidas internacionales: ninguna.

El contenido de esta información no suple el diagnóstico médico. Si usted tiene alguna pregunta acerca de la enfermedad descrita, o piensa que puede tener una infección parasítica, consulte a su médico.

licbortzf@yahoo.com
Fuente: OPS
El control de las enfermedades transmisibles
17a edición. Pub. cient. y téc. 581