Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

¡Visa pero con divorcio amañado..! es peligroso

Dr. Franklin Franklin*

Carta recibida
Muy buenos días amigos de AyudaUSA, y saludos al “Aprendiz de Quijote”, pidiéndole que quizá pudiera darse una vueltecita por Santa Tecla, departamento de La Libertad, El Salvador. Por acá tiene dos admiradoras salvadoreñas, “Aprendices de Dulcinea”

Un buen grupo de amigos leemos la columna de AyudaUSA todos los viernes por internet, y los felicitamos por la forma sencilla, pueblerina con que exponen los casos de migración gringa, y la guía de la lotería de visas. Les cuento que el “Aprendiz de Quijote” tiene un par de enamoradas en La Libertad, avísenos cuando viene por estas tierras.

Mi caso es que en el año 2002, mi mamá hizo la petición de residencia por mí (soltero en ese entonces). En 2006 me casé con mi “Dulcinea”, una muchacha de Sonsonate, y nos mudamos a La Libertad, luego en 2007 empecé a recibir notificación de la embajada sobre mi caso, por tanto me divorcié (por conveniencia). En marzo de 2008 tuve mi entrevista en el consulado de EU, en la cual fue aprobada mi visa migratoria de residente.

Actualmente me encuentro de visita temporal en La Libertad. ¿Tendré problemas si me vuelvo a casar con mi ex esposa y pedirla? ¿O cuánto tiempo debería esperar para casarme? Si mi “Dulcinea” salvadoreña obtuviera visa de turista gringa, y me caso con ella en Estados Unidos (EU), ¿puede ella permanecer en EU el tiempo de espera para la residencia, junto a mí?

José Miguel. La Libertad, El Salvador.


Respuesta
Sabemos de miles de fieles lectores que nos buscan todos los viernes en EL NUEVO DIARIO versión impresa y cibernética en Nicaragua y en el exterior, pero es la primera vez que el “Aprendiz de Quijote” recibe noticia que hay “Aprendices de Dulcinea”. Gracias por su invitación, amigo José Miguel, nos gustaría visitar La Libertad, conocer su gente, quizás en el mes de julio, veremos si es posible, ¡si nos dejan!
Pasemos ahora a desmembrar su caso, el cual peligra en meterse a un pantano migratorio sin fondo. Cuando su querida madre hizo la petición por usted, amigo José Miguel, presumimos que ella era/es ciudadana gringa por naturalización, en ese momento usted entró en la categoría de primera preferencia, que es hijo (a) soltero mayor de edad, que en esa época tenía una espera para recibir la visa de cinco años.

Cuando usted se casó, José Miguel, cambio su caso a la tercera categoría, teniendo por consecuencia unos dos años más de su espera original, pero incluyendo a su “Dulcinea” en el paquete de la residencia legal a EU. Usted, amigo lector, quizá pensó que le negarían la visa de residencia por haberse casado, pero ese no era el caso.

Solamente las peticiones de hijos solteros de residentes se cancelan cuando se casan y antes de terminar el proceso, puesto que el Residente Legal de EU NO puede pedir a sus hijos casados.

Pero usted, José Miguel, eligió NO esperar, y ahora se encuentra desesperado por llevarse a su “Dulcinea”. Si usted se casa y somete la petición a favor de su cónyuge, el caso posiblemente será detectado por un oficial de migración o consular, que le podría dar muchos dolores de cabeza, y quizás hasta cancelarle la residencia adquirida, puesto que hay un elemento oscuro en su historia, que se puede convertir en fraude migratorio. Quizá lo mejor es dejar pasar unos dos años, antes de que su ex cónyuge se convierta en cónyuge de nuevo. Tenga mucho cuidado.

¿Que su “Dulcinea” salvadoreña consiga la visa de turista, y se mude a esperar con usted en EU su residencia? NO se lo aconsejamos, puesto que tendría sólo seis meses de estadía legal, y quizá pueda gestionar una extensión de seis meses más, completar un año, y después quedarse ilegal, sin posibilidades de arreglar papeles-status legal, y ser deportable.

Solamente si el cónyuge, padre, madre o hijos menores del ciudadano gringo, que entró con visa, y se quedó ilegal, es el que tiene el derecho --según la ley de migración vigente-- en ajustar su estatus de ilegal a residentes permanentes en EU, sin salir, sin penalidad o castigo. Pero si salen de EU antes de ajustar, conseguir la residencia americana, la ley los castiga con NO regresar por tres o diez años, según el tiempo de permanencia ilegal en EU.

Tengan mucho cuidado, amigos lectores, pues hemos sido testigos de casos simples de peticiones de ciudadanos o residentes de EU que se empantanaron por decisiones/ acciones negativas, y falta de orientación, gestión profesional.


Madre criolla, muy nica, felicidades.


Honor y Gloria el día de hoy viernes 30 de mayo, y el próximo viernes 6 de junio, y todos los viernes del año a las madres nicaragüenses. Felicidades a los hombres, mujeres y niños que todavía tienen el privilegio de acurrucarse en el pecho caliente, y en los erectos brazos de amor incondicional de nuestras madrecitas.

Aquellos, como el “Aprendiz de Quijote”, que tienen a su madre descansando en la memoria de Jehová, nos queda el recuerdo vivo de los años en que pudimos en vida, compartir, disfrutar con nuestra madrecita, pero aún más, nos queda hacer en un presente con nuestros actos, honor al nombre de la mujer que nos dio vida, y nos amamantó de amor, cuando fuimos niños, cuando fuimos hombres, en mi caso: Dona Mercedes Murillo, excelente esposa, madre, abuela, hermana, tía, enfermera, amiga (la Murillo) de Niquinohomo. Felicidades, honor y gloria madrecitas criollas.


Visita prolongada del “Aprendiz de Quijote”

A nuestras amigas, amigos lectores, que AyudaUSA, y del “Aprendiz de Quijote” les recordamos que estamos de visita profesional prolongada en Nicaragua, montando el carretón rojo, en busca de “Dulcinea”, nos pueden visitar en la casa-oficina de AyudaUSA situada De la Racachaca tres cuadras abajo y tres cuadras al sur, casa 30, Managua, hasta este miércoles cuatro de junio del presente, cuando partiremos muy tempranito hacia nuestra oficina central localizada en Miami. ¡El resto… es historia!

*Sociólogo, Catedrático / Inmigración AyudaUSA, PA
ayudausa@hotmail.com / Miami: 305-220-7000;
Managua: 266-2000 / Celular: 893-3000;
Casa 30, Reparto Sam Martin.