María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

Líderes comunitarios de la Región Autónoma del Atlántico Norte, organizaciones no gubernamentales y gubernamentales y empresas privadas, junto a las autoridades edilicias del municipio de Bonanza, conformaron la Unión Regional de Dueños de Bosques (URDB) con el objetivo de promover la forestería comunitaria e incidir en un cambio de políticas para el sector forestal.

Estamos convencidos de que el destino de la conservación de bosques está en la forestería comunitaria, dijo el alcalde de Bonanza, Máximo Sevilla, quien junto a los líderes comunitarios de toda la RAAN pretende iniciar una campaña para modificar la Ley de Veda Forestal indefinida existente en el país.

En la actualidad, debido a la Ley de Veda Forestal, no se pueden talar, transportar y comercializar maderas preciosas, sin embargo, los vientos del huracán Félix en septiembre del año pasado tumbaron alrededor de diez millones de pies tablares de estas especies, que están siendo pasto de incendios forestales.

También la Unión Regional de Dueños de Bosques (URDB) abogará para que comunidades que antes de la Ley de Veda Forestal habían certificado sus bosques para exportar la madera, como el caso de Layasiksa, puedan aprovechar esa certificación en beneficio de los habitantes de la región.

Y es que una de las mayores quejas del sector forestal desde la entrada en vigencia de la Ley de Veda, es que ésta ha venido a paralizar a los que hacen aprovechamientos y exportaciones legales, mientras los ilegales continúan sacando madera del país.

“La forestería comunitaria contempla que los habitantes de la región obtengan beneficios no sólo de la tala de árboles y de la comercialización de madera, sino de productos no tradicionales con los que cuenta la reserva, como ya están haciendo los comunitarios del departamento de Petén en Guatemala. Nosotros estamos apoyando desde la municipalidad este proyecto, y nos anima ver que todos estamos unidos en busca del beneficio común”, declaró el alcalde Sevilla.