•  |
  •  |
  • END

La barrera de toros y los chinamos que se instalan en los alrededores de la iglesia Santo Domingo de Managua --como parte de las fiestas agostinas-- podrían cambiar de escenario este año por las “casas para el pueblo” que se levantan en esos terrenos.

Así lo dieron a conocer ayer autoridades edilicias, organizadores tradicionales y comerciantes, quienes no han encontrado todavía una salida a este inconveniente.

“No hallamos dónde ponerlas. El de la barrera me dijo que había hablado con los de la Corte Suprema que tienen un terreno ahí y que se lo habían prestado. Es donde hay una barda de zinc”, dijo el Alcalde de Managua y mayordomo de la fiesta de Santo Domingo de Guzmán, Dionisio Marenco.

“No hay barrera, hermano, o la tenemos que llevar a la Plaza Juan Pablo. Es que espacio no hay frente a la iglesia. A lo mejor se va quedar sin barrera este año Managua”, agregó Marenco. También dejo claro que se perdería una de las tradiciones de estas fiestas. “Sí. sí, pero hicieron unas casas para el pueblo en esos terrenos”.


En busca de terreno
La instalación de la barrera de toros está cargo de Denis Incer, quien tiene la concesión desde hace más de 12 años. Esta persona no pierde las esperanzas de continuar con su negocio y tiene algunas variantes.

“Ahorita estamos en eso con el terreno, estamos tratando de conseguir de Petronic hacia el norte, pero es de la Corte Suprema de Justicia. Si no al lado arriba de la Laguna de Tiscapa, por donde pusieron los negocios de pólvora. O en el predio de los Pellas”, señaló Incer.

Sin embargo, aseguró que la última palabra en este caso la tiene el mayordomo de las fiestas.

“Esas son las variantes que hay. Es Nicho Marenco el que tiene que decidir. Pero habrá barrera, ya está pagada, ya está comprada”, sostuvo.

Por su parte, el fiscal del Comité de Cargadores Tradicionales de Managua, Marlon Carranza, dijo que no es una problemática propia de la fiesta religiosa.

“Estos negocios son particulares, lo que hacemos es el aporte cuando las inquietudes llegan de las personas particulares, pero ver la problemática como nuestra o que la iglesia la toma como propia, pues no, en absoluto”, expresó Carranza.

No obstante, se mostró dispuesto colaborar para buscarle una solución como parte de los organizadores de la fiestas.

Finalmente, Carranza indicó que los preparativos de las fiestas avanzan muy bien y que los gastos andarán por unos dos millones de córdobas.