•  |
  •  |
  • END

Primera de II partes

Ahorrar energía y vigilar el monto de las facturas de Unión Fenosa es lo único que les queda a los nicaragüenses a partir del primero de julio próximo, pues el cobro subirá debido a que el Gobierno se dispone a completar a esta empresa la entrega de más de 40 millones de dólares en ajustes de tarifas, nuevas concesiones, nuevos cobros, aumento del cargo de alumbrado público, exoneraciones de pagos de impuestos y hasta la aplicación con rigor de la Fórmula de Ajuste Mensual de Tarifas.

Todo está contemplado en el Protocolo de Entendimiento que firmó el Gobierno con Fenosa el pasado 29 de mayo, el cual no está en vigencia sino hasta que sea ratificado por la Asamblea Nacional, aunque todo podría suspenderse si los diputados no le dan “luz verde” a este acuerdo a más tardar en la última semana de agosto.

Este documento se encuentra en poder de EL NUEVO DIARIO y deja claro que el Gobierno todavía no ha recibido el 16 por ciento de las acciones de Fenosa.

Primero serán saneadas todas las deudas del sector y conforme el saldo que quede a favor de las empresas estatales, calculado en 11 millones 56 mil 136 dólares, entonces le será entregado ese porcentaje en acciones 30 días después de cancelado todo, con “derecho al menos a un director en las Juntas Directivas de Disnorte-Dissur”.

La semana pasada se conoció que la segunda titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Lorena Lanza, es una de las candidatas a ocupar ese puesto, pero todavía no goza del visto bueno del presidente Daniel Ortega, quien todavía evalúa este documento.

Por parte del Gobierno firmó el Protocolo Emilio Rappaccioli, titular del MEM; Ernesto Martínez Tiffer, titular de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL); y Haraxa Sandino, titular de la Dirección de Defensa del Consumidor (DDC), del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific). También David Castillo, titular del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Honorato López Isla firma en nombre del Grupo Unión Fenosa, y Danilo Lacayo Rappaccioli lo suscribe en nombre de la subsidiaria de Fenosa en Nicaragua.

Todos acuerdan que este documento servirá para diseñar un nuevo “sistema tarifario, que refleje el costo real de la energía y de la distribución de electricidad y sostenibilidad del sector”; y a más tardar esta semana, presentarán una reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (Ley 272) para garantizar una revisión anual de la estructura de mercado, aplicar todos los ajustes por inflación y medirlos conforme el comportamiento de la demanda.

Orden: sanear todas las deudas

Precisan que esta primera medida se ejecutará “con el fin de procurar la recuperación de todos los costos de las distribuidoras (Disnorte y Dissur) transferibles a tarifa, así como para que el modelo de actualización tarifaria garantice el menor margen posible”.

Se trata de una medida extrema, considerando que de una sola vez se pretende “sanear todos los desvíos a julio 2008, mediante un esquema de compensación para que este mes inicie sin desvíos pendientes de ser reconocidos”. Es decir, ajustarán de inmediato las tarifas del servicio de energía a los precios reales del precio internacional del petróleo.

Aclaran que una parte menor de esta medida, que permitirá recuperar más de 40 millones de dólares en total, ya se cumplió entre noviembre y febrero pasado, cuando se aplicó la recuperación de los desvíos tarifarios mediante alzas aprobadas por el INE, las que sumaron un total de 17.6 por ciento.

Ahora se disponen a recuperar la cantidad restante, más de 20 millones de dólares, mediante créditos otorgados por ENEL a Fenosa, que emitirá los montos de las notas de crédito mediante el porcentaje de alza que apruebe INE a FENOSA; y en caso de que ENEL tenga problemas con su presupuesto, el Gobierno otorgará “recursos suficientes, vía Presupuesto General de la República”. Es decir, se trata de un cruce de dinero donde al final, siempre se echa mano de lo que se podría utilizar para Salud o Educación.

Ya aplicaron fórmula 3 veces

Para esta operación, los funcionarios del Ministerio de Energía y del INE, se disponen esta semana a desempacar un regalo de Navidad que dieron a los nicaragüenses en diciembre pasado: aprobaron, legalizaron y certificaron en La Gaceta, Diario Oficial, una fórmula oficial para calcular las alzas mensuales en las facturas, donde contemplan indicadores que sólo la madre naturaleza puede determinar.

“Para contribuir a la estabilidad y suficiencia financiera del sector, se ha acordado la elaboración de una Fórmula de Ajuste Mensual de Tarifas, de manera que recoja todos los costos mayoristas de energía”, explican en el documento.

INE aprobó esta fórmula en septiembre de 2007 en la Resolución 788-12-2007, y la certificó el 21 de diciembre pasado, previo a la Navidad, cuando apareció en La Gaceta, Diario Oficial.

EL NUEVO DIARIO ha solicitado al INE en más de diez ocasiones esta fórmula, pero la han ocultado, igual que los funcionarios del MEM. Incluso, ambas entidades se negaron a explicar esta ecuación la semana pasada, pues no quieren que la población conozca su contenido y mucho menos la forma en que se han calculado las últimas tres alzas de tarifas, mediante esta misma fórmula.

Según técnicos de la Universidad Nacional de Ingeniería (INE), esta fórmula contempla que todos los clientes de Fenosa mantienen encendidos todos sus electrodomésticos durante las 24 horas del día, y conforme a esta carga, se determina el consumo promedio de los dos meses previos al cálculo. También se estima cómo estará ese mismo consumo y la entrega de energía seis meses después.

Jugando con la Naturaleza
Ellos señalaron que lo curioso de esta fórmula es que se incluyen situaciones que sólo la naturaleza pueda determinar, entre ellos: la cantidad de máquinas generadoras que se mantienen funcionando durante los 30 días calculados; el nivel de agua que tendrán en los próximos seis meses los embalses de Apanás, La Virgen y Asturias; el pronóstico de la demanda y una política energética nacional que no existe.

En este documento se detalla que cuando un mes transcurra y la variación en los costos operativos de Fenosa y las generadoras alcance el dos por ciento, acordaron que el INE, de forma automática, debe aprobar los ajustes, lo que se aplicará con exactitud a partir del primero de julio.

Para evitar que los asentamientos y barrios pobres sean afectados con este aumento, y además, que ese consumo ilegal no afecte las arcas de Fenosa, el Gobierno acordó entregar un subsidio mensual de más de 10 millones de córdobas a esta empresa, para “cubrir parcial y temporalmente el costo de la energía suministrada por las distribuidoras a los consumidores de los asentamientos humanos espontáneos y barrios económicamente vulnerables”.

Reducir pérdidas en 0.01%
En todo el documento hacen referencia a las grandes pérdidas que registra Fenosa por causa de los ilegales, pero sólo una vez se refieren a las pérdidas técnicas que tiene esta empresa por sus ineficientes sistemas. El tema de los ilegales se aborda ampliamente, pero las pérdidas propias de Fenosa se obligan a reducir apenas en 0.01 por ciento.

En octubre de 2006, el factor de expansión de pérdidas reconocido por INE a Fenosa era de 1.14 por ciento, y en este documento se le obliga a Fenosa reducirlo “hasta 1.13 por ciento”. Pero eso no es nada, se legaliza que este nuevo porcentaje “permanecerá inalterable por un período de 5 años”. Es decir, Fenosa podrá mantener sus pérdidas y sin invertir durante todo este período.

Además, “si se diese una reducción en las pérdidas totales mayor al 0.3 puntos porcentuales (%)… el porcentaje de subsidio (del Gobierno) disminuirá en una proporción equivalente al 50% de los puntos de pérdidas incrementales reducidos”.

Alumbrado público

Entre los aspectos medulares del acuerdo se determina una nueva metodología de recuperación de los costos del alumbrado público. Para eso se disponen tres medidas, entre ellas otorgar una nueva concesión a Fenosa: todo el alumbrado de las zonas donde ofrece el servicio, sin necesidad de firmar contrato con las alcaldías respectivas.

Es decir, se suspenden todos los contratos que tiene Fenosa con las comunas de Managua, Chinandega, Somotillo, Santa Teresa, El Viejo y San Juan del Sur; las que no eran afectadas por las alzas de tarifas de los últimos cinco años por este convenio.

“Las distribuidoras prestarán directamente el servicio de alumbrado público en las municipalidades dentro de su área de concesión. En consecuencia, se exime la obligación de suscripción de contratos de alumbrado público con las alcaldías municipales”, reza el documento.

Explican que ahora el cobro se aplicará conforme lo que apruebe el INE para todos los clientes de áreas urbanas, y aunque no se obliga a Fenosa a expandir este servicio, aclaran que en las áreas rurales se irá incorporando en la medida que Fenosa entregue el servicio en dichas zonas.

Para eso se modificará la Normativa de Alumbrado Público del INE, y se le dará un plazo de un año a Fenosa para que ponga macro medidores en todos los sectores, y así medir la energía que entrega en estos circuitos para cobrar lo justo.

Más golpes a las alcaldías

Pero no sólo esos beneficios se le restan a las alcaldías en este protocolo, aunque no es rubricado por ningún alcalde. También se diseñan nuevos criterios respecto al pago del Impuesto Municipal sobre Ingresos (IMI).

“Eliminación del pago en cascada del impuesto municipal, ya que tanto las empresas de generación como las distribuidoras pagan a las alcaldías respectivas sobre las facturaciones por venta de energía”, acuerdan los firmantes, quienes reducen lo que ahora paga Fenosa, pues a partir de junio próximo “las distribuidoras pagarán este impuesto (sólo) sobre su margen de distribución”.

Como un “gran beneficio” para los nicaragüenses exponen que este impuesto ahora no será trasladado a tarifas, algo que nunca se ha hecho, pero diseñan una nueva metodología muy discrecional para pagarlo y entregarlo a las comunas.

¿Pago especial de IMI?
El IMI de las empresas generadoras y Fenosa ahora será recaudado por Hacienda en la Cuenta Única del Tesoro, y lo recaudado se distribuirá: “una parte (¿?) entre las municipalidades que alberguen plantas de generación, ubicadas en el área de concesión de las distribuidoras; y la otra parte (¿?) entre el resto de los municipios”.

Cabe aclarar que la venta de energía de las generadoras a Fenosa es una, y la venta de energía de Fenosa a sus clientes es otra; pero en este documento se unifican ambas transacciones para pagar un sólo impuesto.