Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades de Unión Fenosa ayer revelaron que en el último año han recibido 849 reclamos de clientes que piden ser indemnizados por daños a sus equipos eléctricos, pero sólo han tramitado 139, y evitaron precisar cuántos han pagado. Es decir, que sólo admiten dos de cada diez quejas.

Desde julio de 2007 hasta junio de 2008 aseguran haber recibido esa cantidad de quejas, y apenas un 16.3 por ciento han sido declaradas “procedentes”, es decir, les dieron trámite. Las otras, a su criterio, no cumplen con las normas de instalaciones eléctricas contempladas en el Código de Instalaciones Eléctricas de Nicaragua (CIEN).

Entre ellas: los cables deben tener un mínimo de seis en calibre en aluminio y ocho en cobre, sin embargo, la empresa asegura que muchos clientes por lo general usan calibre diez de cobre o aluminio.

Agregan que en algunas ocasiones los cables no son adecuados a la carga, no tienen buenos cables para el polo tierra o el calibre del conductor no es correcto. En otras ocasiones el polo tierra no está bien polarizado o no tienen protegidos los interruptores. Sin embargo, no precisan qué tipo de conductor es el adecuado ni cómo debe ser protegido.

“Muchas veces las instalaciones internas de los clientes no son hechas por personal calificado, de manera que normalmente no se cumple con el CIEN. En algunas ocasiones los materiales empleados no cumplen con las especificaciones técnicas del CIEN: conductores de calibre no adecuados, nivel de aislamiento no corresponde, interruptores no adecuados, etc.”, precisa Fenosa.

Fenosa detalla que los reclamos deben presentarse por escrito en las oficinas de esa empresa en un plazo no mayor de 72 horas hábiles después de ocurrido el suceso. Los clientes deben explicar las características del equipo dañado y la hora en que se dañó, además del número NIS y números de teléfonos.

La empresa está obligada a responder en un plazo no mayor de diez días hábiles, y cuando el reclamo es a favor del cliente, entonces Fenosa tiene 15 días para dar el reembolso del aparato, un monto que se fijará conforme una tabla de depreciación.

Es decir, el cliente no recibe un aparato nuevo sino una cantidad de dinero estimada conforme el tiempo que usó el fundido. EL NUEVO DIARIO intentó por tercera vez obtener la cantidad de reclamos que falló a favor del cliente el Instituto Nicaragüense de Energía (INE), pero Juliana Hernández, divulgadora del ente regulador, ni siquiera contestó a nuestra solicitud.