Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Carta recibida:
Estimados amigos de AyudaUSA, mi nombre es Eylin y soy originaria de Jalapa. Yo entré a Estados Unidos (EU) en el año 2005 de manera ilegal. Al cruzar la frontera gringa me agarró la Migración y estuve detenida por varios días en Brownsville, Texas. Me tomaron huellas, fotos y declaración jurada. Pensé que me iban a deportar, pero me dieron un permiso por un mes y de esa manera continué el viaje por Texas. Después me dieron una cita para que me presentara a la Corte de Migración en Dallas, Texas.

Me presenté ante el juez gringo, el cual me dijo que yo no podía estar en EU. Les di mi dirección y teléfono de donde me estaba quedando por un tiempo, donde llegaron unas citas de migración. Al poco tiempo, me mudé a otra dirección, porque mi amiga (donde vivía) se mudaba para otra ciudad, y no supe más nada de mi caso. Mi inquietud es ¿qué posibilidades tengo de poder conseguir una visa de trabajo y entrar nuevamente a EU? ¿Tendría que pedir algún perdón?
Eylin, Jalapa.

Respuesta:
Estimada amiga lectora, son cientos de miles de emigrantes ilegales los que intentan entrar a EU todos los años, una mayoría sufre y se queda en el camino, son víctimas de los “coyotes”, las bandas de traficantes de drogas, sexo, en fin, víctimas de toda la inmundicia humana que se encuentran por los caminos, puertos ilegales fronterizos en Guatemala, México y EU.

Sólo unos cuantos logran llegar a tierras del norte. La mayoría es detenida por la patrulla fronteriza de EU. De los cientos de emigrantes detenidos, muy pocos logran salir de los centros de detención.

Son contados con los dedos de la mano los que logran ser dejados en libertad mediante una orden judicial o administrativa, después de depositar fianza, lo que da permiso para continuar el viaje o ser liberados sin fianza, bajo palabra, como creemos que fue el caso de la amiga lectora de Jalapa. La verdad es que usted, Eylin, tuvo una estrella especial, muchísima suerte en su aventura de ilegalidad en EU, pero desafortunadamente, la suerte... ya se le acabó.

Cuando un nicaragüense, extranjero en EU, es citado a una Corte de Migración, tiene que buscar ayuda legal calificada en la ciudad donde esté haciendo campamento temporal. Es posible asistir a un par de citas a la Corte de Migración sin representación legal, pedirle al juez que le dé tiempo para buscar un abogado, pero es sumamente difícil continuar, encontrar los asideros legales posibles para defenderse del proceso de remoción (deportación).

Parte del problema, amiga lectora, fue que usted tenía que reportar sus cambios de dirección al juez y a las oficinas de Migración de Dallas, Texas. Por lo que usted nos cuenta en su corta cartita, “no supo más de su caso”, lo cual es comprensible, puesto que es seguro que le habrán llegado a su vieja dirección las notificaciones migratorias, y se perdieron. Usted, amiga lectora, simplemente no se presentó a las citas futuras.

Lo más probable es que la Corte de Migración emitió una orden de remoción en ausencia (deportación) en contra suya, y lo único que tenía que ocurrir era que usted, amiga lectora, tuviera un pequeño encuentro con cualquier oficial de Policía local o de Migración, etc., y que en ese mismo momento la hubieran detenido, e ir derechito al Centro de Detención más cercano y proceder a su deportación sumaria hacia Nicaragua.

En AyudaUSA somos de la opinión de que no hay posibilidades de conseguir una visa de trabajo, principalmente porque usted violó las leyes de migración (entrada ilegal) e hizo caso omiso del proceso judicial frente a un juez de Migración. Y usted, amiga lectora, se “autodeportó” al regresar a Nicaragua por cuenta propia. Teniendo como castigo un impedimento de muchos años para no poder regresar legalmente a EU.

Mientras no defina muy bien qué fue lo que pasó en su caso no hay posibilidades de nada. Para comenzar, sería recomendable pedir copia del expediente en la corte, para conocer las oficinas de Migración donde se llevó el proceso.

Cuando el nica se encuentra en proceso en Corte de Migración, es muy poco lo que puede hacer para evitar ser deportado. Quizá se pueda defender de la deportación sometiendo una solicitud formal de asilo, siempre y cuando tenga muy bien delineadas las condiciones del porqué está pidiendo asilo en EU.

Hay que documentar bien la solicitud de asilo, sí califica, pero para hablar de este tema ocuparemos otro día. No olvidemos también que usualmente mientras el proceso de asilo está detenido, el solicitante del mismo también lo estará, y muchas veces así se mantiene hasta que el proceso finaliza.

En relación con un perdón por la falta cometida, creemos que simplemente usted, amiga lectora, no califica al mismo. Los perdones (waivers) son muy difíciles en gestionar. Tienen que ser muy bien preparados por un jurista especialista en la materia, y son otorgados mayormente por razones de reunificación familiar, por motivos humanitarios o por razones de interés o seguridad nacional de EU.

Posibilidades de visa temporal de trabajo, de turista, en las circunstancias actuales... ninguna. Otro elemento que habría que revisar en su “radiografía migratoria” es ¿cuándo fue que le ordenaron la deportación? ¿Cuándo fue que usted, amiga lectora, regresó a Nicaragua? ¿Cuántos meses estuvo ilegal en EU hasta el día de su “autodeportación”? Son muchos los elementos que hay en juego amiga Eylin. No bote su dinero, busque ayuda.

Visita prolongada del “Aprendiz de Quijote”

A nuestras amigas y amigos lectores de AyudaUSA y del “Aprendiz de Quijote”, les recordamos que estamos de visita profesional prolongada en Nicaragua. Nos pueden visitar en la casa-oficina de AyudaUSA, situada de la Racachaca, tres cuadras abajo y tres cuadras al sur, casa número 30, donde actualmente estamos haciendo campamento, con el carretón rojo y sin “Dulcinea”. ¡El resto... es historia!
*Sociólogo, Catedrático / Inmigración AyudaUSA, PA
ayudausa@hotmail.com / Miami: 305-220-7000
Managua: 266-2000 / Cel. 893-3000
Casa 30, Reparto San Martín