Nery García
  • |
  • |
  • END

Después de dos meses de incumplir el Decreto Presidencial 2-2008, las autoridades del Ministerio de Energía y Minas (MEM) por fin anunciaron el inicio de 50 auditorías energéticas a instituciones estatales y empresas privadas, una labor que tendrá un costo de casi cuatro millones de córdobas y que sólo ellos saben quien la realiza, pues han evitado revelar el nombre de la firma consultora.

En una escueta nota de prensa publicada en su sitio web oficial (www.mem.gob.ni) indican que se trata de la primera etapa de un plan de ahorro de electricidad y combustible, tal como lo dispusiera el presidente Daniel Ortega en el decreto mencionado, donde se deja claro que el MEM debe contratar “a una firma consultora para efectuar 30 auditorías energéticas como proyecto piloto”, pero ahora anuncian 20 más.

Este decreto fue firmado por Ortega el pasado 30 de enero, donde ordenó que todas las instituciones estatales “deben reducir su consumo de energía (electricidad y combustible) como mínimo en un 20% para cada rubro, en un plazo no mayor de tres meses”.

Nadie sabe qué resultados hubo, y los funcionarios del MEM prefieren evitarse esta pregunta, pues EL NUEVO DIARIO lo ha consultado en varias ocasiones y no hay respuesta.

No obstante, explican en la nota que de las 50 auditorías anunciadas, 30 serán implementadas en empresas privadas que son miembros de la Cámara de Industria (Cadin) y de la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic), las que también son consideradas grandes consumidores de electricidad.

Las empresas seleccionadas asumirán entre un 40 y un 60 por ciento del valor de cada auditoría, pero no se detalla de qué compañías se trata. Las restantes 20 auditorías se realizarán a instituciones estatales, sin embargo, tampoco precisan cuáles son ni qué metodología emplearán.

Las auditorías serán financiadas con un monto de 200 mil dólares donados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), equivalente de tres millones 878 mil 600 córdobas, según la tasa de cambio oficial que ayer reflejó el Banco Central de Nicaragua (BCN).

“Estas auditorías en las instituciones consisten en identificar oportunidades de ahorro de energía en sistemas de iluminación, aires acondicionados y equipos de oficina; en el caso de industria y comercio se dirigirá especialmente al consumo de energía en motores y equipos relacionados a la producción, como refrigeración, aire acondicionado e iluminación, así como generación y distribución térmica de vapor”, se lee en sitio web del MEM.

Es decir, que de esta manera el MEM confiesa que hasta hoy no ha aplicado ninguna medida de ahorro de energía y combustible, y será hasta que tengan los resultados de estos estudios que diseñará un plan estratégico para echarlo a andar.

Para evitar estas preguntas, las autoridades del MEM ayer ofrecieron una rueda de prensa pero no invitaron a EL NUEVO DIARIO, donde dieron a conocer el inicio de un plan de ahorro de combustibles.

Otra vez repitieron que el propósito de esta iniciativa es lograr un ahorro de energía y combustible en el corto plazo. Sería el quinto estudio del sector energético en este sentido en los últimos cuatro años, pero hasta ahora no hay resultados en cifras de electricidad o dinero.