• |
  • |
  • END

El temor era evidente en el rostro de Elías, un pequeño de siete años que sería sometido a una operación para extirparle una hernia en la ingle. Sólo veía entrar y salir niños en camillas, mientras esperaba su turno para ingresar al quirófano. De repente su nombre se escuchó, lo desvistieron, le colocaron una bata, minutos más tarde saldría dormido producto de la anestesia.

Francisco Escobar, cirujano pediatra, indicó que en lo que va del año se han operado 260 niños todos los sábados, por parte de una brigada médica, la cual tiene el objetivo de reducir el número en la lista de espera del Hospital “Manuel de Jesús Rivera”, La Mascota.

El pediatra afirmó que más de 400 niños con hernias umbilicales, inguinales, o que ameritaban una circuncisión, estaban en lista de espera desde 2007. También se realizaron criptorquidia, que es cuando al niño no le desciende uno de sus testículos.


Cirugías previenen mayores daños
“En el caso de la circuncisión, si no se le atiende de forma temprano puede causar problemas renales, y en el caso de la criptorquidia, esto se le puede volver cancerígeno. Por eso pedimos a los padres que observen las bolsas escrotales del pequeño y si no está el testículo, hay que programarle la cirugía”, dijo Escobar.

Ante el temor que puedan tener los padres, el pediatra explicó que estas operaciones no provocan infertilidad. Comentó que todos los sábados se atienden entre 40 y 50 cirugías, con un personal que aporta su trabajo de forma voluntaria y por eso las cirugías son totalmente gratis para la población.