•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Postrada en una cama y en estado vegetativo se encuentra desde hace cinco meses la joven Carmen María González Siézar, de 29 años, quien el 21 de mayo pasado acudió con dolores de parto a la clínica previsional “Gaspar García Laviana”, de Rivas, donde tras una cesárea no volvió a reaccionar.

Los familiares de Carmen María denuncian que hubo negligencia médica, y piensan demandar a la clínica por daños y perjuicios.

Según doña Vilma Siézar Gómez, de 48 años, su hija recibió una sobredosis de anestesia, y asegura que esta no fue atendida por un especialista. “Además, le hicieron la cesárea de manera imprevista, ya que al llegar con los dolores de parto decidieron operarla sin prepararla, y para no dar a conocer su error se negaron a realizarle una resonancia magnética que se solicitó en el Hospital ‘Berta Calderón’ (de Managua)”, señaló.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer la versión de la directora de la clínica previsional “Gaspar García Laviana”, doctora Auxiliadora Sandino, pero la funcionaria dijo que no era ella la indicada para dar declaraciones, y que en todo caso eran las autoridades del Ministerio de Salud, y la titular de esa entidad, Sonia Castro, quien ha estado pendiente del caso.

Dolores de parto en las aulas
 
Carmen María cursaba tercer año de Derecho en la Uponic-Rivas, y los dolores de parto la sorprendieron en clases.

Un compañero la trasladó a la clínica, y dos horas después de su ingreso le realizaron la cesárea para que diera a la luz a su bebé, el cual se encuentra en buen estado de salud y bajo el cuido de sus familiares.
Doña Vilma detalló que hace cuatro años su hija dio a luz parto natural a una niña, y no tuvo problemas en su estado de gestación, “por lo que jamás pasó por mi mente que Carmen María saliera de la sala de parto en estado vegetal”.

“La explicación que nos dieron es que cuando estaban suturando la herida, Carmen María, sufrió un infarto, y esta versión la mantuvieron en un informe que nos presentaron las autoridades del Minsa de Rivas”, dice doña Vilma.

Se negaron a seguir atendiéndola
Agregó que las autoridades de la clínica ni siquiera se dignaron en seguir atendiendo a su hija  bajo el régimen de asegurados, “porque la remitieron ese mismo 21 de mayo al hospital de Rivas, y al día siguiente la trasladan al ‘Bertha Calderón’ de Managua”.

El caso, explica doña Vilma, no lo había denunciado, porque las autoridades de salud le indicaron que si hacía público lo ocurrido no la apoyarían con los gastos.

La queja fue expuesta a la ministra Castro, pero la mamá de Carmen María considera que su caso no se está investigando a profundidad, y demanda a la clínica previsional de Rivas, que asuma los gastos y daños ocasionados a su hija.