•  |
  •  |

Unos 13 millones de hectáreas de bosques fueron deforestadas cada año en el planeta en la última década, reveló Alan Bojanic, representante regional adjunto para América Latina de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, durante la inauguración del VIII Congreso Latinoamericano de Derecho Forestal-Ambiental que se inauguró en Costa Rica este miércoles.

Bojanic explicó que eso sucedió entre los años 2000 y 2010, de acuerdo con los datos del informe denominado “La Situación de los Bosques en el Mundo 2011”, el cual se presentó en el marco de esta actividad y destaca un drástico aumento de los gases de efecto invernadero, GEI.

A nivel global, cerca de un 17% de estos gases provienen de la destrucción y la tala de los bosques, según Bojanic, quien resaltó a países como Chile, Costa Rica, Uruguay, El Salvador y la región del Caribe, con una tasa positiva en el área de la cobertura boscosa.

Brasil, Perú, Colombia, Bolivia y Venezuela  son los cinco con mayor área de bosque de la región, representando el 84% del total latinoamericano. Sin embargo, solo el 40% de los países tiene una política forestal explícita, apuntó.

Los expositores de la actividad que concluye este viernes, coincidieron en dejar en evidencia que la cooperación internacional está dirigiendo sus recursos hacia otros ejes, y por eso las autoridades y organizaciones que trabajan en este tema, deben ser innovadores en la búsqueda de mecanismos de financiamiento para el desarrollo forestal.

Tania Ammour, funcionaria del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, CATIE, y coordinadora regional del proyecto Bosques y Manejo Forestal en América Central, Finnfor, explicó que en Centroamérica al sector forestal se le han creado más barreras de las necesarias, por lo cual se requiere una simplificación de trámites.

“Hay que explorar y desde el punto de vista legal, hay que facilitar”, afinó Ammour, al indicar que todavía queda un largo camino para una adecuada gobernanza en el ámbito nacional y regional.

José Joaquín Campos, Director del Catie, añadió que para profundizar en la democracia latinoamericana también es necesaria la participación local en la definición de políticas, el empoderamiento de la comunidad, la desconcentración y descentralización real, así como el reconocimiento y fomento de plataformas locales, como los bosques modelo o los corredores biológicos.

“Tenemos que educar a los pobladores acerca del valor de las zonas rurales, urge, además, promover la acción colectiva en cada territorio y lo que se llama una gestión colaborativa y adaptativa de los recursos naturales”, añadió Campos.