•  |
  •  |

El señor Luis Arturo de Trinidad Vargas, lisiado de guerra y jubilado, quien supuestamente fue beneficiado con una de las viviendas del programa “Casas para el pueblo”, en el municipio de Ciudad Sandino, denunció a una sobrina de pretender desalojarlo, pese a que los documentos de dicha propiedad saldrían a su nombre.

Don Luis es una de las personas que fueron desalojadas de “los escombros” de Managua y que el Gobierno reubicó bajo la promesa de entregarle una pequeña vivienda.

De Trinidad Vargas aseguró ha recurrido a diferentes instancias en busca de apoyo e incluso solicitó una constancia ante el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural, Invur, pero no encontró el  apoyo necesario.

El afectado aseveró que el día que le fue entregada formalmente la vivienda, la coordinadora del Comité del Poder Ciudadano, CPC, Yadira Mayorga, le arrebató la constancia de entrega del inmueble y le quitó dos de las cuatro llaves que le acababan de entregar como propietario del inmueble.

Añadió que de manera arbitraria y sin ningún fundamento la coordinadora de los CPC le dio las llaves a su sobrina Teresa de Jesús Pérez de Trinidad, quien no es la beneficiaria del inmueble y ahora pretenden despojarlo de la casa, aduciendo que el título de dominio saldrá a nombre de su pariente.

Ante esas irregularidades, don Luis dirigió una carta a la licenciada Judith Silva, Directora Ejecutiva del Invur, para que se adopten las medidas pertinentes a fin de proteger “mi derecho a la seguridad jurídica y mi derecho adquirido sobre la propiedad que me fue entregada por ser beneficiario”.

El afectado habitó durante 28 años los derruidos y abandonados edificios de apartamentos que estuvieron situados frente al Ministerio de Gobernación, y que ya fueron demolidos.

Pero ahora, su sueño de una casa digna se convirtió en una pesadilla, pues al parecer le arrebatarán la vivienda número 17, del reparto La Concha, ubicado en el kilómetro 9.5 de la carretera a León, que le fue asignada conforme a los acuerdos que hizo el Gobierno de reubicar a las personas que se encontraban habitando en los escombros de Managua.