•  |
  •  |

Bajo el tradicional grito de “¿Quién causa tanta alegría?”, entonando cantos de alegría y alzando pañuelos amarillos y blancos, los granadinos iniciaron la celebración mariana con la tradicional bajada de la venerada imagen de la Inmaculada Concepción de María, de su imponente altar en la Catedral de la Gran Sultana. “La Conchita” fue bajada por cadetes del Ejército, quienes hicieron guardia de honor a la “Generala de los Ejércitos de Nicaragua”, grado concedido en 1862 por el entonces presidente de la nación, General Tomás Martínez, cuando se celebró el Concordato con la Santa Sede.