•  |
  •  |

El nombre de Melvin Mendoza, un joven estudiante de segundo año de la carrera de ingeniería, probablemente en estos momentos no aparezca en ninguna nómina empresarial, sin embargo, ya forma parte de una lista de universitarios y profesionales de las tecnologías, listos para desempeñar sus conocimientos en alguna compañía que así lo requiera.

Mendoza es uno de los 300 estudiantes y profesionales en tecnologías, cuyos datos son registrados en la Primera Feria de Talento Tecnológico que se realiza desde ayer y concluye hoy en el segundo piso de la biblioteca Simón Bolívar de la Universidad de Ingeniería, UNI, y en el edificio de Invercasa.

Marcela Castillo, Directora de promoción de inversiones de Pro Nicaragua, organización que apoya la realización del evento, explicó que en el país existe una demanda de profesionales en el área tecnológica que se incrementa a partir de la llegada de nuevas y más compañías comerciales.

“El objetivo de levantar una base de datos sobre el número de estudiantes y profesionales  nicaragüenses en las carreras de ingenierías en sistemas, computación, programadores, ingenieros civiles y otras afines, es que puedan aplicar a puestos de empresas extranjeras”, expresó.

Indicó que los requisitos básicos para los interesados en llevar su currículo para la base de datos, es fundamentalmente tener conocimiento tecnológico, en soporte técnico y como algo adicional que hablen inglés.

“Hay muchísimo interés en captar nuevos profesionales, todo nace con los Call Center o centros de llamadas y el país presenta grandes ventajas porque hay muchos jóvenes que hablan otros idiomas, principalmente el inglés, hay afinidad con países como los Estados Unidos y ahora estamos promoviendo estos procesos –atraer talentos- no solo en atención al cliente sino en otras áreas”, explica Castillo.

Una gran oportunidad

Para Jefferson Cano, estudiante de cuarto año de Ingeniería en Sistemas, la feria representa una gran oportunidad para optar a un puesto en una compañía donde pueda desarrollar sus conocimientos teóricos con lo práctico.

“Hay oportunidades para que los estudiantes podamos contrastar los conocimientos adquiridos en las aulas de clases con lo práctico en las empresas y así cambiar el modelo de educación que existe al salir de las aulas de clases”, comentó.