•   San Juan de Río Coco, Madriz, Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Bajo la hipótesis de un fuerte terremoto que se registra a las cuatro de la mañana de un día cualquiera, con una magnitud de 6.7 grados en la escala de Richter y que deja derrumbes, incendios, muertos y heridos, las autoridades de emergencia de San Juan del Río Coco efectuaron un simulacro para enfrentar el desastre.

El sismo que ocurrió a escasos diez kilómetros de profundidad con epicentro en el hospital, en la zona 6 del municipio y con duración de 20 segundos, conmociona a los 25 mil habitantes de San Juan de Río Coco, y desastre a enfrentar incluye el derrumbe de viviendas y edificios públicos, bloqueos de caminos, incendios, explosiones y muchos otros daños.

La gente comienza a avisar de muertos y heridos, mientras el Comité Municipal de Prevención de Desastres, que preside el alcalde Acisclo Laguna Mairena, se reúne de emergencia con las demás instituciones del Estado y para orientar las acciones de rescate y atención de damnificados. En tanto, las réplicas incrementan los daños y el nerviosismo entre los sanjuaneños.

Bajo este fatídico escenario entran en acción las 14 Brigadas Locales de Rescate, Brilor, y las tres Brigadas Municipales de Rescate, Brimur, cada una integrada por 10 miembros, que equipados con uniformes de color anaranjado, cascos de protección, guantes, arneses, cuerdas y camillas, recorren cuadra a cuadra, escrutan cada casa para detectar heridos y posibles rescates.

Ante una eventual emergencia también se activarían los 27 Comité Locales situados en las comarcas aledañas.


Los radios portátiles transmiten información desde las comarcas.

--Atención San Lucas, San Lucas, cambio…
--Aquí San Lucas, cambio…
--¿Cómo está la situación ahí?, cambio…
--Temblor se sintió fuerte, la gente salió de sus casas; hay dos casas derrumbadas, pero no hay víctimas…

En un refugio temporal reúnen a los lesionados para proveer los primeros auxilios, antes las familias y vecinos les han atendido como retirarlos de puntos de peligro y contener sangrados con torniquetes.

Mientras el Centro de Salud con camas “Luis Felipe Moncada”, que también sufrió fisuras en su infraestructura, su personal ensambla toldos en las afueras y desalojan los equipos, medicinas y material paramédico, y el personal se dispone a atender a los heridos y golpeados.

En una escuela del municipio, convertida en un refugio, se albergan familias a las que se les brindaría alimentación, avituallamiento, salud y atención psicológica y espiritual.

Todo lo anterior fue parte del simulacro realizado por la Defensa Civil y autoridades locales del municipio como parte de la culminación del proyecto: “Aumento de la capacidad local de resiliencia (capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas) y reducción de vulnerabilidades en el municipio, a través de la preparación, mitigación y respuestas a los desastres”, que fue ejecutado con una subvención de la Unión Europea y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aecid, que supera los 400 mil euros.

El edil Laguna dijo que de ocurrir los temblores registrados en 2009 y que mantuvieron en vilo a la población por varios días, la reacción ante el miedo y desesperación sería distinta “porque ahora estamos preparados”.
 
Equipamiento

Parte de esa preparación incluye la instalación por parte del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, de un sismógrafo en cada una de las cuatro fallas sísmicas identificadas en el municipio y un sistema telemétrico, que brindan información científica en tiempo real, lo que contribuye a emitir alertas tempranas.

Con la ejecución del proyecto, quedaron equipadas las comarcas con 16 radio-bases, 17 portátiles y una antena repetidora enlazada con los diferentes niveles del Sistema Nacional de Prevención de Desastres, Sinapred.