•  |
  •  |

Los planes de ampliar la pista que va hacia el Mercado Mayoreo llevan años engavetados. Pero ahora que las autoridades municipales realizaron un censo, se determinó que al menos 33 familias de Villa Nueva Israel tendrán que ser reubicadas, situación que mantiene enfrentados a quienes aceptan irse y a los que no tiene claro bajo qué condiciones serán trasladadas hacia otro lugar.
Algunas familias tienen hasta 15 años de habitar en el lugar, que forma parte de las áreas verdes del barrio, y las estructuras de las viviendas van desde las más humildes hasta la más equipadas y bien construidas.
Delma Blandón, una de las vecinas que será trasladada, desde un inicio intentó justificar que no será un desalojo lo que se va a hacer, una posición contraria al otro grupo de afectados que aduce desconocimiento total de las acciones que se pretenden tomar en la zona.
“La gente de la Alcaldía (de Managua) vino a hacer un censo, solo nos falta que nos reúnan. Nos han dicho que nos van a dar casas con agua potable y alcantarillado sanitario”, detalló Blandón.

Van para Sabana Grande
A las 33 familias ya les han hecho resonar el nombre del lugar donde los trasladarán: “Villa Dignidad”, un barrio que nació con las cíclicas inundaciones de la zona costera del lago Xolotlán y que está ubicado en Sabana Grande, en la periferia este de la capital.
Por su parte, Sandra Salinas, otra de las afectadas, precisó que las autoridades distritales de la comuna les han referido que las únicas propiedades que serán indemnizadas son las que tienen mayor construcción.
Les habían entregado títulos
Opinión contraria es la de Marisol Moreno, quien se arriesgó e invirtió en su casa, al quitarle las láminas de zinc con la que estaba construida para levantar muros firmes, con el anhelo de establecerse definitivamente en el  lugar.
“Yo no había hecho ninguna construcción fuerte y bonita aquí porque no estábamos seguros, no teníamos papeles, pero hace poco el presidente nos entregó los títulos de propiedad, por eso ya hasta bloques y piedras puse, y ahora me salen con que nos van a mover de aquí”, indicó Moreno.
Aunque la zona estaba catalogada como área verde, las autoridades gubernamentales decidieron garantizar el derecho y la seguridad de estas familias entregándoles títulos de propiedad, pero ahora Moreno y su vecino, Carlos Suárez, precisaron que el documento no pareciera servirles de mucho.

¿Sin indemnización?
Las autoridades distritales notificaron a cada una de las familias, pero Moreno señaló que solo les señalan que el 15 de diciembre se iban, y por ningún lado les hablaron de indemnización.
“No nos oponemos a irnos, pero queremos que nos aseguren que al destruir nuestras casas contaremos con un fondo para comenzar, a estas alturas, empezar de cero cuesta”, refirió Sánchez.
Ambos pobladores resaltaron que en varias oportunidades han ido a buscar a la sede distrital de la comuna a la delegada Praxis Pineda, para que les explique el nuevo proyecto y el sistema que implementarán con las familias trasladadas, pero es la fecha y no han podido localizarla.
“Estamos en zozobra, nuestros títulos de propiedad ya no valen”, precisó Sánchez.