•  |
  •  |

Sixto Valladares

Para muchos, las fiestas de Navidad y Año Viejo son la mejor época del año, pero esta será sin duda una fecha inolvidable, para una joven nicaragüense que no tuvo tiempo para llegar al hospital y dio a luz en el puesto policial México de Upala, donde un agente del orden hizo de partero.
El hecho se presentó en víspera de la Navidad, cuando la nicaragüense de 22 años, identificada con los apellidos Ruiz Ugarte, llegó al referido puesto policial a solicitar ayuda porque presentaba dolores de parto.
Desde que Ruiz llegó al puesto policial, los oficiales corrieron para brindarle una silla y en cuestión de segundos coordinaron con la Cruz Roja su traslado al Hospital de Upala.
No obstante, los dolores de parto se intensificaron hasta que la misma paciente avisó a los oficiales que el bebé nacería en ese lugar, por lo que alguno de ellos debería ayudarle a traer a la criatura al mundo. Y así fue como la joven mujer no alcanzó a esperar la llegada de la ambulancia y de los paramédicos de la Cruz Roja.
Un policía de nombre William Reyes Gutiérrez, destacado en ese puesto, trasladó a la joven a uno de los cuartos y en una colchoneta, la atendió como si fuera todo un doctor y ayudó a dar a luz a un hermoso varón.
Una hora después llegó al lugar la ambulancia de la Cruz Roja, con los paramédicos a bordo, quienes procedieron a trasladar a la madre y al hijo al Hospital de Upala para su valoración.
 “Yo la vi mal y sabía que no iba a llegar a tiempo al hospital, entonces arreglé la cama para ayudarle a dar a luz. Le dije a la joven: ‘no tenga miedo, nosotros no la vamos a dejar sola. ¡Puje, puje!’, sentí un gozo muy grande cuando escuché llorar al niño y lo envolvimos en una sábana, minutos después llegaron unos doctores del Ebais de México, que se encontraban cerca del puesto y se encargaron del resto”, comentó el agente policial que ayudó en el alumbramiento.
Los policías de la estación de Upala de México manifestaron sentirse satisfechos de haber colaborado en traer al mundo al bebé.