•  |
  •  |

Dos cooperativas del barrio Grenada, del Distrito V de Managua, que consideran la basura como un tesoro y se encargan de pasar casa a casa retirando los desperdicios, pretenden ampliar las zonas de recolección, pero precisan de más que un permiso de la Alcaldía de Managua para poder hacerlo.

Los miembros de dicha cooperativa quieren firmar un convenio con la municipalidad para poder tener un ingreso, que aunque fuese poco, sea fijo.

En el barrio Grenada están las dos cooperativas: “Centroamérica Limpia”, con 30 socios, que conducen carretones halados por caballos y “Manos Unidas”, conformada por 16 carretoneros.

La segunda cooperativa tuvo apoyo de la cooperación holandesa para arrancar, y en conjunto con la empresa privada, gestionaron un préstamo para la compra de herramientas. En este proceso también participó el organismo Habitar y la comuna capitalina.

El único beneficio de los carretoneros es un permiso que otorgó la Alcaldía de Managua, ALMA, para poder operar en ocho barrios del Distrito V, entre los que destacan el “Walter Ferreti”, Naciones Unidas, 12 de Octubre, 18 de Mayo, “Olof Palme” y el propio Grenada. En la zona habitan 27 mil personas, la mayoría de las cuales vive en zonas de difícil acceso para el ingreso de los camiones recolectores.

En el caso de la cooperativa “Centroamérica Limpia”, la comuna también les permitió laborar en áreas donde pasa el camión recolector, como Altamira y la Colonia Centroamérica.

Domingo López Roque, uno de los socios, detalló que para subsistir y poder llevar costos de mantenimiento, como las llantas de los carretones, recogen cartones y botellas plásticas que venden a la quincena o al mes a la empresa Reciclajes y Negocios Internacionales S.A. Renisa.

En promedio, de ocho a 15 quintales se logran sacar a la quincena, aunque don Roberto Silva, otro de los socios, aduce que a veces no sale nada, y que por eso necesitan la ayuda de la comuna para tener un pequeño ingreso fijo.

Urgen convenio para mejorar trabajo
Roberto Silva, otro de los socios, dijo que “queremos ayuda de la alcaldía. Si hay fondos podemos tener un carretón mejor, porque el que andamos con basura de tres casas se llena. Cada socio hace ocho viajes diario, no se descansa.

Ambas cooperativas están pensando en lograr un convenio con ALMA para tener más personal y así poder extenderse hasta el Distrito VI.

Por ahora, el único problema, además del poco ingreso, es el centro de acopio de la basura, el que está ubicado en terrenos estatales en el barrio Grenada, y según algunos recolectores de “Manos Unidas”, los camiones de la comuna que deben llegar seguido a retirar los desechos, se “pierden”. Ahora el terreno está testado de basura y se le prende fuego para intentar reducir la cantidad de desechos, pero esto está generando malestar a los pobladores.

Ambas cooperativas recogen unas 50 toneladas de desechos al mes. En Managua, diariamente se recolectan 1,200 toneladas de  basura de botaderos legales.

Otra iniciativa para reducir la cantidad de basura en las calles, producto de la falta de cobertura, es el Centro de Transferencia de Desechos Sólidos, que se inauguró el año pasado en el barrio “Pedro Betancourt”, del  Distrito VII, como parte del proyecto BasManagua.

Solo la estructura de este último proyecto tuvo un costo de US$250 mil, y se logró la creación de 20 microempresas que transportan en “moto-recolectoras” los desechos de 10 barrios.

Entre los 10 barrios se reciben unos 100 metros cúbicos de basura al día en promedio, según señalaron los encargados del proyecto, que indican que por cuatro barrios son 40 metros cúbicos de desperdicios.