•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Un total de 950 bombas artesanales fueron destruidas por la Policía Nacional en un sitio perteneciente al municipio de El Viejo.

Se trata de artefactos explosivos incautadas a varias personas principalmente originarias de la ciudad de León, que las comercializarían a pescadores artesanales de Aserradores, Jiquilillo, Padre Ramos, Los Zorros y Aposentillo, entre otros lugares del litoral Pacífico.

Por orden judicial
La destrucción de las municiones se hizo con orden judicial, porque representaban peligro en las bodegas de ocupaciones de las delegaciones policiales donde estaban guardadas.

El comisionado mayor Marvin Castro Orozco, jefe de la Policía de Chinandega, informó a EL NUEVO DIARIO que con este lote suman más de tres mil bombas artesanales destruidas en cumplimiento a la Ley 510 del Control de Armas, Municiones y Explosivos.

Efectivos policiales detuvieron en los últimos meses a varias personas originarias de la Ciudad Metropolitana, cuando transportaban las bombas a bordo de taxis y otros automotores hacia las localidades descritas.

La Policía de El Viejo y la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega realizaron las respectivas pesquisas y remitieron a los detenidos a la orden de la Fiscalía, que inexplicablemente no acusó y fueron dejados en libertad.

Advertencia a talleres artesanales
No obstante, el jefe departamental de la Policía de Chinandega advirtió a grupos que comercializan las bombas artesanales fabricadas en talleres de León, no continuar con esa actividad que atenta contra la integridad humana y la fauna marina, de lo contrario, serán capturados y remitidos a las autoridades competentes.