•  |
  •  |
  • END

La Asociación de Jóvenes Ambientalistas de Ranchería (AJAR) empezó un plan de reforestación en las faldas del volcán San Cristóbal, ubicado en el departamento de Chinandega, con doce mil plantas de madroño, guanacaste y marango; entregadas por  la Cuenta Reto del Milenio (CRM) en apoyo a esta iniciativa.

 “Tenemos un plan estratégico de reforestación de quince manzanas en las partes donde hay mayores problemas. Agradecemos a la Cuenta porque nos facilitó los arbolitos haciendo posible este proyecto en el que estamos involucrando a las comunidades, estudiantes e instituciones”, refirió Alejandro Mondragón, de AJAR, integrada por jóvenes de la comunidad de Ranchería.

La jornada de reforestación empezó el pasado 24 de agosto y continuará durante tres domingos consecutivos.

Previo a definir las áreas a reforestar los jóvenes de AJAR hicieron dos giras al San Cristóbal constatando que hay zonas donde es preciso sembrar árboles para ayudar a la regeneración natural, pero también consideran necesario un plan de educación que contribuya a proteger los recursos naturales. 
En septiembre de 1983, el San Cristóbal fue declarado Reserva Natural. Pese a la explotación irracional de los recursos todavía cuenta con bosques naturales  y con una extensa variedad de flora y fauna.

Dada la precipitación pluvial que registra, representa un área de recarga  hidrográfica que contribuye a la formación de humedales y al acuífero subterráneo de la región de Occidente.

La misión de AJAR es aumentar el bienestar de los seres humanos mediante la incidencia directa en la labor de reforestación, lo que realiza en coordinación con las comunidades de los alrededores del complejo volcánico San Cristóbal, Chonco, Casita y Moyotepe, por medio del manejo sostenible de los recursos naturales.