Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Preocupada se presentó a la Embajada de Nicaragua en Costa Rica, la mamá de las ex siamesas Yurelia y Fiorela, porque el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) llegó nuevamente a su casa a realizar inspección.

María Arias no estaba en su casa, pues desde hace 18 días se encuentra en el Hospital Nacional de Niños con las menores, debido a que están en tratamiento por una afección respiratoria.

Los propósitos del Pani no están claros, en el sentido de si tiene intenciones de quitarle a las niñas y llevarlas en resguardo a un centro infantil.

“Yo confío en que no, porque ahí como podemos seguimos en la lucha. Usted conoce nuestras limitaciones, pero siempre queremos lo mejor para ellas”, declaró Arias.

La nicaragüense reiteró que a pesar de que ha buscado ayuda en el gobierno del presidente Daniel Ortega, no ha tenido eco. “Ni siquiera se han contactado por cortesía y eso que ha venido”, adujo.

Agregó que constantemente le están diciendo que el gobierno de Nicaragua le debería ayudar, frases que “le cansan”, porque ha hecho las gestiones y no le dan respuestas. “Aquí me han apoyado mucho, incluso la casa no me la donó ningún gobierno sino unos empresarios privados”, acotó.

Arias solicitó apoyo de la sede diplomática (un escrito) a fin que el Pani no intervenga o que aclare sus intenciones, aunque en la embajada comentaron que la visita de las autoridades ticas se debió a que tienen información por parte de los médicos que atienden a las niñas, de que ellas
deberían estar en un mejor ambiente para su proceso de recuperación.

“Los médicos han recomendado que se cuiden con el rigor que se requiere, pero no viven en un ambiente adecuado, sobre todo porque los problemas de asma que les resultaron semanas atrás, fueron producto de que el papá fuma en la casa”, indicaron.

Las menores de padres nicaragüenses, que nacieron unidas por el tórax y que fueron separadas con éxito por médicos del Hospital de Niños Lucile Packard de California, el 12 de noviembre de 2007, cumplieron sus tres primeros años de vida el 30 de agosto.

Ellas, precisamente, celebraron esa fecha en una cama del Hospital Nacional de Niños, debido a que estaban ingresadas por una afección asmática. Los galenos que dan seguimiento a la recuperación de las pequeñas, recomendaron que deben estar en un ambiente más sano por su problema asmático.

La mamá de Arias ha ayudado mucho en el cuido, pues esta familia no tiene ingresos suficientes para pagarle a una persona que las cuide, e incluso la actual casa donde viven fue donada junto con lo necesario para habitarla, ya que antes la familia vivía en un tugurio del asentamiento León XIII.

“Dentro de nuestras posibilidades damos lo mejor que podemos para su cuido. Somos pobres y enfrentamos problemas porque se nos hace difícil el cuido, pero poco a poco hemos salido adelante. Creo que la visita del Pani fue de rutina, comentó Arias acongojada.

Informó que este lunes fueron sometidas a un nuevo tratamiento, el cual según los médicos dura unos 8 días, por lo que no sabe con certeza cuándo les darán de alta.

lmendoza@elnuevodiario.com.ni