Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

La tasa de mortalidad infantil en niños menores de cinco años se redujo en el mundo en un 27 por ciento, anunció el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef. El Estado Mundial de la Infancia demostró que en nuestro país, por cada mil nacidos, mueren 29 niños menores de un año y cinco menores de cincos años.

En cuanto a nutrición, el 12 por ciento de los recién nacidos en Nicaragua presenta bajo peso, menor a los 2,500 gramos. A esto se suma que menos del 31 por ciento recibe lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida.

En el tema de salud, el Estado Mundial de la Infancia reportó que en nuestro país sólo el 79 por ciento de la población tiene acceso a fuentes de agua potable. De éstas, el 90 por ciento está en la zona urbana y el 63 por ciento en la rural.

Además, sólo el 47 por ciento de la población posee instalaciones adecuadas de saneamiento, de éstas, el 56 por ciento corresponde a la zona urbana y 34 a la rural.

Nuestro país tuvo una mejoría en la aplicación de vacunas contra la polio, el sarampión y otras, logrando una inmunización superior al 90 por ciento de la población infantil. En cuanto a asistencia médica, se atendió al 57 por ciento de la población menor de cinco años con neumonía o enfermedades respiratorias.

Sólo el 49 por ciento de los niños menores de cinco años recibió suero oral por enfermedades diarreicas. “Desde 1960, la tasa mundial de mortalidad en niños menores de cinco años ha disminuido en más de un 60 por ciento, y los nuevos datos confirman que esa tendencia descendente se mantiene”, dijo Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de Unicef. “Sin embargo, y pese a los progresos logrados, queda aún mucho por hacer”, señaló.


A nivel mundial
Las nuevas estadísticas de Unicef indican una reducción del 27 por ciento en la tasa de mortalidad de la niñez menor de cinco años, que en 1990 era de 93 muertes por cada mil nacidos y en 2007 fue de 68 muertes por cada mil nacidos. En los países industrializados se producen, como promedio, sólo seis muertes por cada mil nacidos vivos.

Según estos datos, en 1990 murieron en todo el mundo 12.7 millones de niños y niñas menores de cinco años, y para 2007 el número de muertes de niños de esa edad había disminuido a 9.2 millones.

La desnutrición es un factor que contribuye en más de una tercera parte de los 9.2 millones de casos de muertes de menores de cinco años en el mundo. Pese a que desde 1990 se han logrado avances respecto a la reducción del porcentaje de niños menores de cinco años con peso inferior al normal, se calcula que en el mundo en desarrollo aún hay 148 millones de niños desnutridos.

“Los datos más recientes apuntan también a una alentadora mejoría en muchas de las intervenciones de salud básica, como el amamantamiento exclusivo inmediatamente después del nacimiento, la inmunización contra el sarampión, la distribución de suplementos de vitamina A. También el uso de mosquiteros tratados con insecticida para prevenir el paludismo y la prevención y el tratamiento del VIH/Sida”, comentó Veneman.

“Se espera que esas intervenciones continúen reduciendo la mortalidad en la infancia en los años venidero. Por eso es necesario multiplicar los esfuerzos para satisfacer las necesidades en materia de alimentación de las mujeres, los lactantes y los niños”, concluyó la directora de Unicef.