María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, aprobó la adhesión de nuestro país al Convenio de Rótterdam, que promueve la responsabilidad en el manejo de productos químicos para proteger la salud y el medio ambiente, informó el sitio web del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena).

De acuerdo con la nota informativa oficial, con esta aprobación se fortalecerá la capacidad nacional para el manejo de plaguicidas y químicos mediante la transferencia de tecnologías, la prestación de asistencia técnica y financiera y el fomento a la cooperación entre las partes que suscriben dicho acuerdo.

Las instituciones encargadas de velar por el cumplimiento del Convenio de Rótterdam serán el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) y el Ministerio de Salud (Minsa). Ellos actuarán como Autoridades Nacionales Designadas (AND) en el ámbito de su competencia.

De acuerdo con el Convenio, las AND están facultadas para emprender las tareas siguientes: adopción de decisiones reglamentarias con respecto al uso plaguicidas y productos químicos industriales y notificación de éstas a la Secretaría; controles de la importación y exportación de productos químicos; mecanismo para comunicar a los posibles exportadores las respuestas de los países importadores contenidas en las circulares CFP. Acceso a la información sobre incidentes de intoxicación de personas o daños ambientales causados por plaguicidas; adopción de decisiones sobre la futura importación de productos químicos enumerados en el anexo III del Convenio y comunicación a la Secretaría de estas decisiones en nombre del gobierno; actuación como punto de contacto con la Secretaría, las demás AND y los sectores nacionales interesados para las cuestiones relacionadas con el Convenio de Rótterdam.

Diez años después
La adhesión de Nicaragua a este Convenio se da diez años después de que el mismo fue suscrito --10 de septiembre de 1998-- y cuatro después de que entrara en vigor, 24 de febrero de 2004. A partir de esta adhesión, el país tiene un plazo de 90 días para notificar a las partes, es decir, a los países exportadores, que el mismo ha entrado en vigor para que no ingresen estas sustancias.

Es importante destacar que el Convenio de Rótterdam está ligado a otros convenios suscritos por Nicaragua antes, como el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, el Convenio de Basilea sobre el control de movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, entre otros.

Debido a esta adhesión, un representante de Nicaragua participará del 27 al 31 de este mes en la Cuarta Conferencia de las Partes a realizarse en Roma, donde se discutirá el anexo III del Convenio, que incluye los plaguicidas prohibidos por los países, entre otros temas.