•  |
  •  |
  • END

Estudiantes que se bachilleraron hace 30 años en el Instituto Loyola develarán el próximo 22 de noviembre, paralelamente con la graduación de la promoción 32, una placa de homenaje a la Compañía de Jesús y al sacerdote constructor del colegio, Roque Iriarte s.j., en una de las paredes del citado edificio del barrio Santo Domingo, que sobrevivió al terremoto de 1972.

El licenciado Mario Hernández Silva y el Dr. Manuel Calero Navarrete, visitaron la redacción de EL NUEVO DIARIO para invitar a sus compañeros de promoción a una decisiva reunión de organización que se llevará a cabo el jueves 16 de noviembre a las seis de la tarde en el Parque de los Sueños, ubicado de la Iglesia La Merced una cuadra al sur y media abajo en el barrio Larreynaga de Managua.

El encuentro del Parque de los Sueños tratará de sentar las bases para la creación de la Asociación de Bachilleres del Colegio Loyola, como primer paso para hacer realidad la Fundación Loyola, en la cual, ex alumnos destacados que lograron éxitos profesionales y económicos en sus vidas, brindarán ayuda a los estudiantes talentosos pero de escasos recursos que estudian en el famoso colegio jesuita de Managua.


Un destacado galeno
“La fundación será un organismo muy importante para canalizar recursos y becas, incluso de estudios universitarios, para los futuros bachilleres del Loyola que necesiten de ellas”, declaró a este diario el doctor Calero Navarrete, quien fue médico militar en Nicaragua, y luego cursó estudios de especialización en Ginecobstetricia y Medicina Homeopática en México.

Adicionalmente, Calero Navarrete se especializó en Gineco-urología en la hermana república de Cuba, y hace poco fue nominado como mejor especialista de su ramo en México, donde reside, por lo cual viajará a Perú en noviembre, donde recibirá dicho galardón de manos de la Organización Internacional para la Capacitación e Investigación Médica (IOCIM).

Los organizadores de la reunión del jueves 16 mencionaron, entre otros compañeros de promoción, a Elvis Toruño, a Juan Morales Salgado, a los médicos Juan Emilio Moraga, Armando Marenco Aguilar y Carlos Peña, actual forense de Ciudad Rama. Junto a ellos también se bachilleraron, entre otras, Imelda Urbina y María Isabel Ramos.

Del mismo modo evocaron los aportes a su formación como seres humanos que hicieron los queridos profesores Jimmy Solórzano, Ernesto Aburto (Editor de este diario) Óscar Ortega Zúniga, Oscar Betanco, Bayardo González (folklorista de Masaya) y la profesora Lastenia, entre otros, a quienes desean tener la alegría de darles un abrazo lleno de cariño y de agradecimiento.

El bachiller enlace para estos eventos de la promoción 1978 del Instituto Loyola es el licenciado Mario Hernández Silva, por los teléfonos 2493530 y el celular 4527781.