Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Peticiones familiares se deben hacer de inmediato

Dr. Franklin Franklin Chávez (*)

Carta de recibida:
Estimado “Aprendiz de Quijote”, por este medio quisiera me ayudara a aclarar mis dudas. Mi nombre es Regina, tengo 24 años, mi papá es ciudadano estadounidense. En mayo pasado fui a pedir visa de Estados Unidos, pero me la negaron, entonces mi papá me propuso que a través de él podía obtener mi residencia, lo único es que no me podía casar ni tener hijos en ese tiempo.

Tengo dos preguntas: la primera es que si me llego a casar, ¿mi papá puede solicitar la residencia para mi esposo y la mía? Si es así, ¿cuánto tiempo esperaría o sería mejor que me pidiera a mi primero, como soltera? ¿Es mejor obtener residencia en EU y después regresar a Nicaragua a casarme y gestionar otro tipo de trámite para mi esposo? Mi novio tiene visa por diez años y quiere que yo vuelva a intentar solicitarla. ¿Qué me aconseja? Ayúdeme por favor.


Regina, Managua.


Respuesta:
Estimada amiga lectora Regina, su padre se ha dormido por mucho tiempo, lo correcto hubiese sido hacer la petición (i-130) por usted desde el mismo momento en que consiguió la residencia, o por lo menos cuando adquirió la ciudadanía gringa. Se hubieran ahorrado sinsabores, dinero, tiempo y estaríamos a las puertas de una feliz unión en EU entre su padre, usted y su novio-cónyuge. Pero, no puede llover sobre mojado.

Pasemos primero a aclarar el error de su padre, que es el mismo de muchos nicas que no se pueden casar, que no pueden tener hijos con petición nueva o pendiente. Esto, mi querida Regina, es un concepto falso, erróneo, que se tiene con relación a las peticiones familiares de ciudadanos o residentes de EU. Si bien es cierto que cuando un hijo soltero está siendo pedido para vivir en EU (i-130), por un residente legal (madre, padre), y en el ínterin se casa, la petición queda nula, puesto que los residentes sólo pueden pedir a sus hijos solteros de cualquier edad.

Cuando la petición (i-130) es de un ciudadano gringo, por su hijo soltero, se ubica en la categoría de primera preferencia en el boletín de visas, con un tiempo de espera aproximado de más o menos de seis años para recibir visa de emigrante.

Cuando el hijo de un ciudadano gringo, con petición nueva, o que este pendiente (i-130) se casa, la petición no se pierde, no se anula, simplemente la petición pendiente cambia a la tercera categoría (hijo casado de ciudadano gringo), con un tiempo de espera aproximado de más o menos ocho años para recibir visa de emigrante.

En cualquiera de los casos, el tiempo de espera, de fecha de prioridad, que se tuvo en cualquier categoría, se traslada a la siguiente, de forma automática, lo único que hay que hacer es notificar en tiempo y forma al departamento del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de USA (Uscis) el cambio correspondiente.

Con relación de tener hijos... no afecta en nada cualquier petición nueva o que esté en lista de espera de visa. No se pierde la prioridad-categoría, y los hijos del beneficiario (si Regina tuviera hijos) pueden perfectamente emigrar en la misma petición, sin afectar en absoluto el derecho adquirido.

Si usted, Regina, emigra con la petición de su padre (como hija soltera), después del tiempo de espera en Nicaragua, y de recibir la residencia en EU, tendría que regresar a Nicaragua, contraer matrimonio con su novio, someter una nueva petición (i-130) por su cónyuge, categoría 2A, (cónyuge de un residente, con tiempo de espera aproximada de cinco años). A esto habría que sumarle la espera de la visa suya, Regina, lo que daría un total aproximado de diez a 11 años. Analice, pues, usted, amiga lectora, lo que le conviene y la estrategia a seguir, según sus deseos.

Regina, con relación a que su novio desea que usted vuelva a pedir visa de turista en el consulado gringo en Managua, pues la verdad es que... si no han cambiado los parámetros laborales, familiares, desde su última cita consular, el “Aprendiz de Quijote” no se lo recomienda. Posiblemente se la nieguen y vuelva a perder sus dólares y se frustré mas.

Quizá pueda llamarnos y concertar una cita en AyudaUSA. Realizaremos una biografía migratoria-consular profunda de su caso, para buscar junto al “Aprendiz de Quijote” posibles alternativas en sus deseos de visitar, trabajar o vivir en EU.


De visita en Managua
A nuestros amigos lectores de esta columna única en su clase y especializada en leyes, procesos, migración y acciones consulares de EU, les recordamos que nos pueden escribir a nuestro correo cibernético con sus preguntas, casos migratorios-consulares, que todos sus datos específicos tendrán el sigilo legal confidencial-ético.

Les notificamos que el “Aprendiz de Quijote” estará de visita profesional, montando su carretón rojo sin buscar a “Dulcinea”, por dos semanas en la sucursal de AyudaUSA en Managua. Llegaremos desde la capital del sol, Miami, comenzando desde el próximo miércoles 22 de octubre hasta el cuatro de noviembre del presente. Aquellos lectores de esta columna que deseen charlar, evaluar sus posibilidades de éxito sobre procesos migratorios-consulares, les recomendamos que nos llamen o escriban, para que concreten una cita en la casa-oficina de AyudaUSA en la tierra de Sandino.

Y no se olviden que las inscripciones gratuitas en la Lotería de Visas DV-2010 continúan en horario de ocho de la mañana a tres de la tarde, de lunes a viernes, en las oficinas del bufete legal de AyudaUSA, situadas de la Racachaca, tres cuadras abajo y tres cuadras al sur. En la casa 30 del reparto San Martín de Managua.

Recuerden amigos lectores, deben traer un original de esta columna, una copia de la cédula, una foto individual a colores tamaño pasaporte de cada miembro del núcleo familiar (principal, cónyuge, e hijos solteros, menores de 21 años), y venir todos juntos a la inscripción y toma de foto digital en AyudaUSA. ¡El resto, es historia!

*Sociólogo, Catedrático
Jurisprudencia Migratoria & Derechos Humanos
Immigration AyudaUSA / ayudausa@hotmail.com
Miami: 305-220-7000 / Managua- 266-2000 / Cel. 893-3000
Casa 30, reparto San Martín.