Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Carta recibida: Estimado “Aprendiz de Quijote”, en la actualidad estamos viviendo en el aire de la oscuridad migratoria, con derecho a visa de residencia, pero sin saber qué hacer. Mi padre es ciudadano americano por naturalización y vive en San Francisco. En julio de 2003 él pidió a mi hermana y a mí cuando éramos solteras y mayores. Yo me casé hace diez meses, y tengo una niña tierna, mi hermana sigue soltera, pero con un hijo.

El consulado nos mandó unos papeles en los que teníamos que anotar quién nos iba a representar en el trámite de la visa y para recibir notificaciones futuras. Por consejo de un abogado de Masaya, pusimos la dirección y el nombre de él. Nos han mandado más cartas, una de ellas solicitando que mandáramos unos affidávit de sostenimiento y más documentos de mi papá.

El abogado de Masaya nos cobró por los trámites, pero no los pudo terminar porque no tiene el formulario que pide el consulado, y porque mi padre no aparece. Hemos perdido el rastro de él, lo hemos llamado a su antiguo trabajo, a su casa, y nada. Llamamos a una hermana de él, y tampoco sabe, pero nos dijo que ella podía firmar por su hermano, y que iba a mandar los papeles de ella (declaración de impuestos, affidávit, etc.), y porque también ella es ciudadana y puede suplantar a mi padre.

El abogado nica está de acuerdo con que continuemos sin los papeles de mi padre, que usemos los papeles de mi tía Julia, que todo saldrá bien, pero como solteras sin hijos. ¿Qué piensa usted, doctor Franklin Franklin? No queremos perder el derecho de la visa, estamos desesperadas.


Sonia, Masaya.


Respuesta:
Amiga lectora, mi primer consejo es que se aleje del tal abogado de Masaya, quien sabrá muchísimo de leyes nicas, pero no sabe ni un comino, ni papas, de las leyes de migración y naturalización de Estados Unidos. Con sólo el hecho de que no tiene los formularios para procesar el affidávit de sostenimiento, y está perdido, es un indicador de que no sabe o no conoce los procesos de visa gringa --temporales o permanentes--.

Y ahí no termina la cosa. Por recomendación de su tía gringa, y sugerencia del mismo abogado, se les orienta a usted y a su hermana cometer fraude en el proceso consular, (falsificando la firma de su padre, y diciendo que es soltera), lo cual es penalizado con negación de cualquier tipo de visa de por vida. No importa quién indujo el fraude, al final el beneficiario de la visa es el responsable de todo.

Si se descubre la falsedad, ya siendo residente, le cancelarán el status migratorio, y posiblemente le inicien un proceso de expulsión o deportación de EU.

La primera solución para que todos duerman bien, es tratar por otros medios de localizar a su padre, quizá pagando a un detective privado en San Francisco, que lo localice, por medio de la Policía, o en los hospitales. No importa dónde esté, que firme los papeles, y que la tía Julia firme un segundo affidávit de sostenimiento, presente los documentos de ella, y se proceda con el caso en tiempo y forma.

Hay que declarar toda la verdad en los formularios y en la entrevista consular gringa en Managua; decir que hay hijos de su hermana, amiga lectora, presentar el acta de matrimonio de usted, partida de nacimiento de su esposo e hijo.

Recordemos, amiga lectora, que cuando un hijo soltero mayor de edad de un ciudadano gringo, que tiene una petición pendiente de residencia (i-130), pero tiene hijos sin casarse, este hijo automáticamente entra en el paquete, sin cambiar de preferencia (primera). Pero cuando se casa antes de finalizar el otorgamiento-accionar de la visa de emigrante, esta petición se convierte en tercera preferencia -–hija casada de ciudadano gringo-- con un tiempo de espera un poquito más largo que la primera, pero se beneficia el cónyuge e hijos menores del beneficiario principal, con visa de residencia para cada uno de ellos, así todos al mismo tiempo emigran a EU.

Hay que actuar con rapidez, no dejar pasar el tiempo, hay numerosos casos donde el Departamento de Estado (Usdos), por medio del Centro Nacional de Visas, después de un tiempo prudencial en que los peticionarios o beneficiarios fueron notificados de que era necesario proceder con la gestión de la residencia, y por cualquier razón no se procede con la misma, pues simplemente cierra el caso. Se pierde la visa.

La oficina de AyudaUSA (Managua y Miami), a nombre de esta columna de los viernes, exclusiva de EL NUEVO DIARIO, con la sencillez del “Aprendiz de Quijote”, y de nuestra tierna, indomable y misteriosa “Dulcinea”, gratuitamente gestionaremos el caso en su totalidad.

Cuidado amigos lectores, entiendan que no regalamos nuestros servicios profesionales en gestiones, procesos de visas-status migratorio de EU, pero... el “Aprendiz de Quijote” tiene un compromiso con la nicaragüita de Rubén, gloria de las letras castellanas, con la gesta y figura de Sandino, héroe nacional, de ayudar a nuestra gente en lo que hemos aprendido por 22 años en leyes y procesos migratorios consulares.

En la actualidad, amigas lectoras, nos encontramos de visita profesional en nuestra casa-oficina en Managua. Nos pueden llamar o visitar de lunes a domingo, hasta el cuatro de noviembre, cuando partiremos a Miami. Estamos una vez más coordinando la Lotería de Visas DV-2010, y dándole seguimiento a casos pendientes de nuestros clientes y amigos, en sus gestiones de visas permanentes y visas temporales frente al consulado de EU en Managua.

Hemos sido testigos de cómo casos sencillos, con mucha documentación y soportes financieros, fueron rechazados por pequeñas tonterías de lenguaje, o por la preparación inadecuada de los formularios consulares.

Seguimos insistiendo, amigas lectoras, que lo mejor es no echarle culpa a la mala suerte. Seamos sensatos. Primero, darnos cuenta si en verdad calificamos para la visa de visita temporal. Segundo, investigar si tenemos algún derecho a las visas de residencia, o algún derecho especial, escondido, de ciudadanía americana por una relación de sangre-parentesco con un ciudadano estadounidense. Busquemos la visa sin fraude. ¡El resto, es historia!

*Sociólogo, catedrático, jurista
Migración y Derechos Humanos
Inmigración AyudaUSA,PA / Miami: 305-220-7000.

Managua: 266-2000 / Cel: 893-3000. Casa 30,
Reparto San Martín / ayudausa@hotmail.com