Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Carta recibida:
Hola estimados amigos de AyudaUSA. Les agradezco desde EU la oportunidad que nos brindan con su columna migratoria informativa por EL NUEVO DIARIO. Soy un inmigrante nica que gozo desde hace nueve años del permiso temporal de trabajo en Estados Unidos, conocido por sus siglas en inglés como TPS.

Pidiendo a Dios que no suceda, pero si tuviera la necesidad de viajar a Nicaragua para participar de las honras fúnebres de mi querida madre, ¿qué gestiones puedo hacer? ¿Puedo realmente viajar a Nicaragua y regresar a Estados Unidos sin tener problemas?
Rogaría a ustedes que me den una repuesta inmediata para estar listo, no sin antes mantener la fe en nuestro señor Jehová para que la salud de mi amada progenitora se mejore.

Atentamente, David.


Respuesta:
Estimado amigo lector David, no hay dolor más grande que ver sufrir, agonizar a nuestra querida madre, y peor aún, NO poder estar con ella, abrazarla, besarla, mimarla con placer de hijo(a) por última vez antes que su cuerpo camine a la sepultura, y su alma viaje a la presencia de nuestro único creador, Jehová, donde TODOS iremos, unos más temprano que otros, a rendir cuentas de nuestros actos mediocres, buenos o excelentes en los que fue nuestra vida terrenal. Por su muy reciente y corta misiva cibernética, entendemos que su madre, amigo lector, está enferma, en cama. Esperamos que mejore, primero Dios.

Aquellos como el “Aprendiz de Quijote”, que tienen a su madre descansando en la memoria de Jehová, nos queda el recuerdo vivo de los años en que pudimos en vida compartir, disfrutar con nuestra madrecita querida, hacer con nuestros actos, honor al nombre de la mujer nica- extranjera que nos dio vida, que nos amamantó de amor, de leche materna, cuando fuimos muy niños.

En nombre de la madre del “Aprendiz de Quijote”, la jefa del clan Murillo, de mi hogar, doña Mercedes Murillo, y tomando en consideración la urgencia de su caso, es que procedemos a desglosar para usted y miles de lectores de EL NUEVO DIARIO los beneficios del TPS. ¿Qué se puede hacer y qué NO? La figura jurídica de beneficios migratorios en la Condición del Estatus de Protección Temporal, TPS (en EU, beneficios para extranjeros ilegales, de NO deportación, autorización de trabajo, y autorización para viajar fuera de EU y poder regresar por la puerta grande), ampara a unos 225 mil salvadoreños, 75 mil hondureños y un poco más de 4 mil nicaragüenses en tierras del norte.

El TPS para los nicas fue otorgado el 29 de diciembre de 1998 por la administración de uno de los presidentes que más estabilidad económica y social ha promovido, el demócrata William Jefferson Clinton. Hoy en día hay millones de extranjeros que tienen sus esperanzas del Sueño Americano en el nuevo Presidente electo de EU, el también demócrata Barack Obama, ciudadano que encarna pulgada a pulgada, onza a onza, la realidad del Sueño Americano.

Después de la fecha original de inscripción, a comienzos de 1999, el TPS ha sido extendido en varias ocasiones. La última notificación hecha por el Servicio de Migración y Ciudadanía (USCIS) en septiembre de 2008, extendieron hasta el cinco de julio del 2010 el “TPS”. Pero hay que re-inscribirse (nicas y hondureños), llenar-someter formularios, pagar, etc., antes del primero de diciembre de 2008. Los salvadoreños tienen hasta el 30 de diciembre.

Condiciones especiales para TPS
Los beneficiarios del “TPS” NO pueden ser deportados, pueden obtener permiso de trabajo y permiso de viajar fuera de EU. No obstante, el “TPS” no conduce a la obtención de un status de residente permanente. Al finalizar el plazo otorgado por el gobierno de Washington para un país determinado, sus nacionales vuelven al status migratorio anterior. Es decir, si el beneficiario se encontraba en situación de ilegal con anterioridad al otorgamiento del “TPS”, regresa a una situación de ilegalidad y nuevamente podría ser deportado.

Los beneficiarios del “TPS” pueden con mucha facilidad --lean bien amigos lectores-- viajar al exterior, a cualquier país, con permiso especial del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS). Los beneficiarios nicaragüenses del “TPS” puedan viajar de forma legal y posteriormente regresar a EU sin miedo alguno. Para eso es necesario gestionar un permiso de regreso especial (formulario i-131) por adelantado, para salir y regresar a Estados Unidos. El no obtener el permiso por adelantado será motivo para la cancelación del “TPS” y no poder regresar a EU. Es muy recomendable que el extranjero, el nica, antes de tramitar este permiso, de salir de Estados Unidos por cualquier razón, circunstancias, consulten su caso-estatus con un bufete jurídico en EU, sobre las leyes migratorias gringas.

Hemos sabido de casos donde el coterráneo tenía o tuvo cargos criminales sencillos, viejos, nuevos, y por falta de planificación adecuada antes de su viaje NO pudo ingresar de vuelta ha EU y perdieron sus derechos. No se permiten inscripciones nuevas.

En AyudaUSA hemos recibido numerosos correos, llamadas de coterráneos que nos preguntan cómo, cuándo y dónde se pueden inscribir por primera vez al “TPS”, principalmente obtener un permiso de trabajo, una tarjeta de social security, por medio de esta ley.

Es importante, amigos lectores, que entendamos las reglas del “TPS”. Solamente podrán recibir estos beneficios aquellos nicas que se inscribieron durante el período original de inscripción para la designación de “TPS”, en enero de 1999, y que hayan estado físicamente presentes en Estados Unidos desde el 5 de enero de 1999 y hayan residido continuamente en Estados Unidos desde el 30 de diciembre de 1998.

Aquellos que nunca se hayan inscrito para “TPS” anteriormente, NO son elegibles. Y cuidado con problemas anteriores con la justicia. Si puede, visítenos amigo David, que gestionaremos sin costo legal alguno su permiso de viajar a Nicaragua. ¡El resto… es historia!

(*) Sociólogo, catedrático en jurisprudencia
migratoria-consular y derechos humanos.

Immigration AyudaUSA / Miami: 305-220-7000
Managua: 266-2000 / Cel: 893-3000
ayudausa@hotmail.com