Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Las denuncias de falta de energía eléctrica en instalaciones que concentraron varias Juntas Receptoras de Votos (JRV) sumaron más de cuarenta en un conteo rápido realizado anoche por Unión Fenosa, que desplegó cuadrillas, revisó cada asunto y constató que se trataba de negligencia en cada caso; dejando en evidencia otra lección que deberían aprender los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) y las estructuras de los diferentes partidos políticos durante el proceso de sufragio y escrutinio.

Desde las tres de la tarde se escucharon las quejas en los medios de comunicación, y EL NUEVO DIARIO logró confirmar casos que luego constató el mismo gerente de Comunicación de Fenosa, Jorge Katín, quien ya había recibido una decena de quejas similares. A medida que el Sol se ocultaba, la oscurana aparecía en estos colegios, escuelas, institutos y diferentes instalaciones públicas que sirvieron de JRV.

“Nosotros no tuvimos grandes emergencias, grandes incidencias. Al inicio desplegamos las cuadrillas a estos lugares porque pensamos que se trataba de alguna falla en las redes de distribución, pero los operarios constataron que todo estaba bien y se trataba de un problema interno en dichas instalaciones, donde nosotros no tenemos ninguna responsabilidad”, señaló Katín.

A las cinco de la tarde las denuncias se multiplicaron en Managua y el caso era peor en los departamentos del norte del país, donde ninguna autoridad del CSE y mucho menos de los partidos políticos se había preocupado por revisar si en cada JRV había servicio de energía, el cual fue revisado hasta las seis de la tarde, al momento de cerrar la jornada y proceder al escrutinio.

Entre los casos confirmados por EL NUEVO DIARIO se encuentran varios centros de votación en los barrios: Cuba, Altagracia, Monseñor Lezcano, Campo Bruce, Villa Venezuela y Ciudad Sandino.

A las siete de la noche, Katín había evaluado casos en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), Villa “Rafaela Herrera” y el Ministerio del Trabajo (Mitrab).

En algunos casos los administradores de dichas instalaciones habían dejado sin energía todo el lugar y bajo llave cualquier posibilidad de reestablecerla.

En otros jamás hubo servicio, pues el suministro había sido suspendido por falta de pago. “Hay de todo y habría que evaluar cada caso para contabilizar las causas”, agregó el funcionario de Fenosa.

Katín explicó que desde el sábado echaron a andar un plan para garantizar el servicio de energía eléctrica en todo el país, y aunque lograron controlar algunas emergencias que se presentaron a lo largo de la jornada, a las cinco de la tarde tuvo lugar la mayor incidencia del día, que dejó sin servicio a más de 60 mil pobladores en El Sauce, Achuapa y San Juan de Limay.

Precisó que hubo una falla que dejó sin energía por dos horas al circuito que conecta a las tres zonas mencionadas y Villa Nueva.

“Al inicio la falla afectó también a Villa Nueva, pero allí logramos aislar el tendido en cuestión de minutos y superar la emergencia inyectando energía por otro lado”, agregó.

El ejecutivo de Fenosa dijo que desplegaron todos los recursos disponibles y se demostró la efectividad del plan preparado para las elecciones junto al CSE, Ejército de Nicaragua, Policía Nacional, Ministerio de Energía y Minas (MEM), Instituto Nicaragüense de Energía (INE) y la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

Recordó que como parte de este plan, Fenosa cuenta con suficiente energía disponible para llevar hasta los hogares, y anoche mantuvo ubicadas de forma permanente dos cuadrillas en el Estadio Nacional y otra en las afueras de la sede central del CSE.

Desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde, dijo que recibieron un total de sesenta llamadas de emergencia por incidencias en las redes de distribución, y sólo veinte fueron originadas en Managua, lo que demuestra que se cumplió el objetivo del plan.