•  |
  •  |
  • END

A los siete años de edad Melissa López le preguntó a su mamá ¿en qué consistía su función social? Ella le respondió: “Bueno, mi responsabilidad social es ser maestra y hacer bien mi labor”.

¿La mía cuál es?, preguntó López. “La tuya es estudiar”, indicó la madre. Y lo tomó en serio. Hoy López, con 34 años, es la única abogada en el país con master en Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial (RSE), Contabilidad y Auditoría Social, y su nombre se asocia a las pocas mujeres que tienen ese título en Centroamérica.

Es originaria de Somoto, pueblo del que está orgullosa no sólo por sus famosas rosquillas y por sus sitios turísticos como el Cañón, sino también por su gente. “Son humildes y trabajadores”, resume.

Cuenta que ha tenido el privilegio de estudiar fuera del país, y lo ha hecho a punto de becas. “Gracias a Dios he tenido esa oportunidad y mi meta es compartir mis conocimientos con la gente... Por eso a mí me apasiona la Responsabilidad Social Empresarial, porque es un modelo de gestión de negocios voluntaria, que es válido aplicar en las micros, pequeñas, medianas y grandes empresas del país para, entre otras cosas, progresar”, destaca.

¿Servicio o imagen?
A propósito de eso ¿cómo está Nicaragua en términos de Responsabilidad Social Empresarial?
Bueno, la empresa privada se ha apropiado del concepto, y esa es una oportunidad para aplicarlo de mejor manera en las empresas. Pero hay que aclarar que la Responsabilidad Social Empresarial es un modelo de negocio, al cual opta la empresa de manera voluntaria y su accionar va más allá de lo que las leyes del país mandan. Es decir, para que una empresa sea socialmente responsable, de entrada debe estar al día con sus obligaciones legales y tributarias. No sólo debe decir: yo aplico la Responsabilidad Social Empresarial, también debe ejecutar una serie de acciones para estar a tono con el concepto. Por ejemplo: si vos a tus trabajadores, aparte de sus prestaciones sociales, les das beneficios adicionales, entonces tenés una buena práctica de Responsabilidad Social Empresarial; si aparte de pagar los impuestos a la alcaldía, vos apoyás a la comunidad en áreas que lo necesitan, como la basura y la educación, estás implementando buenas prácticas de Responsabilidad Social Empresarial.

Sin embargo, a nivel local, priva la impresión de que la Responsabilidad Social Empresarial es utilizada por las empresas como una herramienta de publicidad, para mejorar la imagen...

Lo que yo veo es que hace faltan estudios y asesorías sobre cómo debe implementarse, cómo sacarle provecho. Pero sí creo que hay buenas prácticas de Responsabilidad Social Empresarial.

Específicamente, ¿cuáles?
Las que aplican parte de las empresas comerciales distribuidoras al detalle, o bien, las que aplican las agroindustriales y algunas zonas francas textiles, y eso se nota en las políticas que tienen, de cómo tratar a sus empleados, de cómo vender el producto. Hay zonas francas que están certificadas en Responsabilidad Social Empresarial, ya sea por política de sus clientes o de los consumidores responsables que demandan productos que tengan licencia social. Éstas son auditadas inclusive de forma sorpresiva.

¿Esas son las únicas motivaciones para aplicar el concepto?
Bueno, en un estudio que yo realicé, encontré que desde el punto de vista de empresas nicas y extranjeras, hay varias motivaciones para adoptar la Responsabilidad Social Empresarial. Una de estas motivaciones era la de minimizar conflictos y crear climas de paz, climas más armoniosos; otras aplicaban el concepto porque había que hacerlo para mantenerse en el mercado y también por convicción, y yo quiero y espero que la mayoría lo haga por eso en los distintos estándares de Responsabilidad Social Empresarial.

¿Cuáles son los estándares de Responsabilidad Social Empresarial que predominan a nivel local?
Uno de los que predominan es Global Reporting Initiative (GRI), que es una guía para elaborar memorias de sostenibilidad. Éste es un documento por medio del cual la empresa reporta su opción social y establece principios. Eso permite medir los resultados y su impacto. Aunque, claro, hay más estándares como ISO 18000, AA1000 y los Principios de Ecuador (llamados así porque sus acuerdos se materializaron en Ecuador), que aplican las empresas financieras, principalmente.

¿Cuesta certificarse?
Depende. Para certificarse hay que pasar un proceso de auditorías, de monitoreo, de presentación de documentación.

Los expertos dicen que la Responsabilidad Social Empresarial es ganancia, pero, ¿qué gana una empresa en términos cuantitativos si la aplica?
De entrada, al aplicarla, tenés ganancia porque organizás la empresa, ganás reputación, minimizás conflictos, contribuís a la protección del medio ambiente, obtenés licencia social para operar, y el mercado paga bien por cualquiera de estas acciones. Además, adicionalmente contás con trabajadores, proveedores y clientes más leales a la empresa. Es decir, es rentable desde todos los puntos de vista. Lo único que yo aconsejaría a las empresas es asociarse para lograr un mejor impacto, y también establecer estrategias o estándares para medir la incidencia. También es importante hacer estudios y diagnósticos para identificar en qué se puede incidir y dónde sacar provecho común.

Nuevo servicio
La experta en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) Melissa López, tiene a disposición la página web: www.gothel.com, desde donde brinda consultorías y asesorías con ayuda de un grupo multidisciplinario.

“Nuestro equipo es diverso, contamos con gente altamente especializada en diagnósticos, diseños de proyectos, capacitaciones, servicios legales, comunicación de la gestión social... etcétera. Nuestra misión es prestar servicios de calidad que aseguren la implementación de herramientas de Responsabilidad Social Empresarial para una óptima gestión de las empresas y sus relaciones con los diferentes grupos de interés”, destaca.