• |
  • |
  • END

El ingeniero Modesto Armijo Mejía, radicado en México y considerado autoridad en América Latina en la construcción de puentes, presentó ayer a las autoridades de la municipalidad de Managua el proyecto de lo que sería un paso desnivel en la rotonda “Rubén Darío”, de Metrocentro y la nomenclatura urbana de la capital.

Ambos proyectos quedarán para que los ejecute quien resulte ganador de las elecciones municipales del pasado 9 de noviembre.

Dionisio Marenco, alcalde saliente de Managua, dijo que la construcción de ese paso desnivel en Metrocentro --donde diariamente circulan 70 mil vehículos-- tiene un costo de 100 millones de córdobas.

La parte que Marenco le dejará a su sucesor sobre los dos proyectos presentados por Armijo son los estudios y diseños, estudios de suelo. Estimó que construir ese paso desnivel podría tomar de tres a cuatro meses.

El paso a desnivel permitiría mayor fluidez al parque vehicular en la Pista de la Resistencia que pasa por la UCA, y ahorraría muchos problemas a muchísima gente.

Cuando el Concejo de Managua aprobó el 17 de diciembre de 2007 el presupuesto municipal de este año, el sector sandinista le boicoteó a Marenco el proyecto destinado a construir el paso desnivel. Algunos concejales rojinegros hasta llegaron a asegurar que esa obra era para beneficiar a los ricos, olvidando a los millares de pobres transportados en las diferentes rutas de buses que atraviesan ese punto de la capital.

La nomenclatura
El proyecto de establecer una nomenclatura urbana en Managua, del mismo ingeniero Armijo, es una iniciativa personal con la finalidad de tratar de darles direcciones a todas las calles de Managua, ya que no existen o se perdieron durante el terremoto de 1972.

“Esto lo queremos dejar como iniciativa para el futuro gobierno municipal, para que lo discuta e implementen; eso no es un una semana, sino que tomará muchos años donde la gente tendrá que irse acostumbrando”, añadió el jefe del gobierno municipal. La dirección Urbanística de la comuna ya ha comenzado a trabajar en la señalización de Managua, labor que ha estado a cargo de la arquitecta Karen Urbina.