Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Los nicaragüenses celebraron esta semana una nueva reducción en el costo de los combustibles, pero ello no se refleja en el precio de la carrera de taxis a pesar que los líderes del Movimiento Nacional y la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis afirman que han orientado a sus socios “por conciencia”, reducir el pasaje.

Usuarios del transporte selectivo reaccionaron molestos porque la tarifa demandada por los taxistas es la misma que cobraban cuando el costo del galón de combustible se cotizaba a más de 100 córdobas en julio pasado. Una carrera en taxi, sólo el arranque, tiene un valor de 35 córdobas.

Desde entonces, el costo del galón de gasolina ha bajado un promedio del 40 por ciento, sin incluir la reducción en un dólar con 30 centavos por galón que reciben los taxistas de acuerdo con un compromiso asumido por el gobierno del presidente Ortega, para poner fin a un paro de transporte ocurrido en mayo pasado.

Con la reducción de los combustibles anunciada esta semana, la gasolina alcanza los 15.38 córdobas por litro, eso significa que el galón tiene un costo promedio de 58.14 córdobas. Una simple operación aritmética, aplicándole el descuento de un dólar con 30 centavos otorgado por el gobierno, indica que los taxistas compran el galón de gasolina a unos 32.27 córdobas, incluso, a un costo menor que el pasaje que actualmente cobran por arranque los mismos taxistas.

Sin regulación
Relaciones Públicas del Ministerio de Transporte e Infraestructura confirmó que esa institución no regula el precio del transporte selectivo tal como lo hace con el transporte interurbano e intramunicipal. “Se rige por la oferta y la demanda”.

La relacionista pública del MTI explicó que el costo de la tarifa es “acordado entre el taxista y el pasajero”.

Orientaron bajar pasaje
Tanto Allan Vargas como Vidal Almendárez, presidentes del Movimiento Nacional de Taxistas y de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis, respectivamente, aseguraron que en asambleas sostenidas con sus socios han orientado la reducción del costo del pasaje. “La orientación bajada a nuestros agremiados es que se ajuste a conciencia para ayudarle a la población”, aseguró Vargas.

Vargas afirma que si bien el precio del combustible ha bajado, hay otros elementos como el aceite, repuestos, llantas y baterías que han sufrido incrementos mayores, y eso no les permite reducir costos de acuerdo con la reducción de los combustibles.

“Esperamos que el gobierno apoye para la baja de los otros rubros”, dijo Vargas, quien reconoció que el gobierno a través de Caruna otorgó créditos para la compra de llantas y baterías, “pero eso no fue suficiente para el universo de taxistas”. En el país se estima operan unos 25 mil taxis.

Reconoció que hay buena parte de taxistas que mantienen los precios altos en el pasaje, pero dijo que se trata de los cadetes, quienes “no han tenido la percepción de bajar el precio de forma consciente”.

Por su parte, Vidal Almendárez, presidente de la Fenicootaxi, aseguró que el pasaje en los taxis se ha reducido “en la medida que el pasajero presiona a la baja”; como la tarifa no es regulada, “el mercado mismo presiona para una tarifa más baja”.

Almendárez coincide con Vargas que otros rubros como las llantas incrementa el costo del pasaje en taxi. Las llantas ahora se cotizan a 40 dólares, y debido al trabajo de los vehículos, es una norma que al año se cambie dos veces el juego de llantas.

Otro elemento que incrementa costos es el aceite, que se cambia al mes en cada unidad. “Hay una situación que no sabemos cómo distorsiona la cadena de precios”, dijo Vargas.