•  |
  •  |
  • END

Con la sentencia del juez local de lo civil de Tipitapa y otros documentos a su favor, la señora Andrea del Carmen Valle desmintió a Martha Lorena Manzanares Téllez y a Rosa Elvira García, quienes a través de Contacto END del sábado 6 de diciembre, denunciaron que, supuestamente, habían sido desalojadas “de su casa” por una fiscal disfrazada de jueza.

Valle presentó la sentencia donde el juez suplente Roberto Carlos Villagra ordenó a Rosa Elvira García que abandonara la propiedad en litis, misma que está ubicada en el barrio La Esperanza, en el kilómetro 35 de la Carretera a Boaco, porque corroboró mediante una inspección ocular, testigos y constancia del Concejo de la Alcaldía Municipal, que la demandante es dueña en dominio y posesión del lote de terreno.

La sentencia refiere que Rosa Elvira García no contestó la demanda que Andrea del Carmen Valle le opuso desde 2006, y sólo se dedicó a promover excepciones dilatorias a las cuales no se les dio lugar porque no tenían fundamento legal.

Además, el juez comprobó que el Concejo Tipitapa le adjudicó a Valle el lote en disputa, porque ella era la beneficiaria de quien en vida fuera Leo Pastor Manzanares, quien falleció el 25 de septiembre de 2004 en accidente de tránsito.

Martha Lorena Manzanares Téllez reclama el terreno como suyo bajo el supuesto de que el Concejo se lo adjudicó, porque su marido, Leo Pastor, se lo dejó, pero Andrea del Carmen la desmintió diciendo que cuando su compañero de vida se juntó con ella en 1998, para hacer vida marital, él ya no convivía con esa dama.

Valle relató que ella y su marido anduvieron “rodando” porque no tenían dónde vivir, luego ocuparon un terreno en el barrio La Esperanza, pero su marido lo vendió, después se asentaron en otro lote en el mismo lugar, donde Andrea del Carmen comenzó edificar la casita con los materiales que poco a poco iba comprando con el salario que ganaba en una empresa textilera.

Para probar su dicho ante el juez y la opinión pública, Valle presentó facturas a su nombre de los materiales de construcción de la casita de la cual fue desalojada por la hermana de su marido 15 días después de su deceso, pero por gestiones de la comunidad del barrio La Esperanza, que sabía de la injusticia cometida, ella pudo ocupar junto a sus tres hijos un cuartito dentro del mismo terreno del cual la habían lanzado.

Valle explicó que el día que supuestamente Manzanares Téllez fue “desalojada” por la fiscal disfrazada de juez, el pasado 27 de noviembre, no hubo tal, porque quien llegó al terreno fueron ella y su abogada Esperanza Martínez, pero además su antigua cuñada, Rosa Elvira García, ya se había ido del lugar dejando sola a Martha Lorena, quien sin decir mayor cosa tomó sus pertenencias y se fue.

“Eso de que andaba una fiscal es totalmente falso, por lo que me reservo el derecho de acusarlas por injurias”, dijo finalmente Andrea del Carmen, quien explicó que desde hace tres años se gana la vida como empleada doméstica de una fiscal que nada tiene con lo que fue denunciado falsamente como un desalojo.