Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Hemos recibido la siguiente carta pública:

Al periodista Máximo Rugama y familia
A la opinión pública
A los periodistas en general

Nosotros, Mildred Flores viuda de Valdivia y Claudio Antonio Valdivia Flores, queremos referirnos públicamente a los lamentables sucesos ocurridos en el lugar conocido como “La Gavilana”, municipio de Estelí, el pasado 7 de diciembre, en donde se produjo la muerte de Freddy Valdivia Espinoza, esposo y padre, respectivamente, de los firmantes.


Primero:
Queremos expresar nuestro gran dolor por la pérdida irreparable de nuestro ser querido, Freddy Valdivia Espinoza, quien después de 25 años de residir en los Estados Unidos, totalmente cansado y sin fuerzas para seguir sacrificándose, decidió regresar a su patria a vivir la última etapa de su vida en unión de sus seres queridos, con la alegría de haber logrado la meta de formar profesionalmente a toda su familia; sin imaginarse siquiera que a los dos meses de haberse integrado a disfrutar del calor de su hogar, el que era su sueño anhelado, el destino le jugaría una mala pasada, al quitarle la vida.


Segundo:
Que en el lugar de los hechos se encontraban, además de personas del lugar, el licenciado Máximo Rugama, dando cobertura a los sucesos, así como también dos hijos del hoy fallecido, ingeniero Freddy Valdivia. El menor de ellos, Claudio Antonio, impactado al estar empezando a enfrentar la tragedia de la pérdida irreparable de su padre, y al escuchar comentarios realizados, reaccionó en forma violenta impulsado por el profundo dolor natural de un hijo, en ese triste momento, en contra de la persona que hizo los comentarios, ignorando absolutamente que se trataba de un periodista.


Tercero:
Lamentamos este penoso incidente con el licenciado Máximo Rugama Castillo, quien es un periodista querido y de mucha estima en la ciudad de Estelí, y con quien familiares cercanos nuestros tienen buenas relaciones de amistad. No tratamos de justificar la violencia como método para resolver los conflictos, pero sí queremos reiterar y dejar claro que la agresión no fue por el hecho de ser periodista, sino por lo antes señalado.


Cuarto:
Ante esta situación, la Familia Valdivia Flores, en especial Claudio Antonio Valdivia Flores, PEDIMOS PÚBLICAMENTE al Licenciado Máximo Rugama y a su familia, NOS CONCEDA LA COMPRENSION DEBIDA Y SU PERDÓN POR EL DAÑO FÍSICO, MORAL y de cualquier otra índole, generados por la agresión sufrida. Al mismo tiempo les manifestamos nuestra voluntad de contribuir económicamente para subsanar los gastos para su debida recuperación.


Quinto:
Queremos dejar bien claro que nuestra posición y forma de pensar es que los conflictos deben resolverse por la vía del diálogo, tal como nos lo ha inculcado la formación cristiana que priva en nuestra familia, de lo cual puede dar fe la comunidad de Estelí. Y más aún, considerando que estos dolorosos hechos producto del desequilibrio emocional incontrolable que vivió en ese momento un hijo al perder a su padre, constituyen verdaderas tragedias, tanto para la familia Rugama Rivas como para la familia Valdivia Flores.


Sexto:
A los periodistas en general les pedimos:
1.- Que no interpreten estos hechos como una agresión al gremio, ya que éste es un caso aislado en el que no existió en ningún momento ni dolo, ni mala intención, ni premeditación en contra del periodista Máximo Rugama, a quien Claudio Antonio no conocía siquiera, ni contra el gremio periodístico, al que reconocemos su labor social.

2. - En este caso, el periodista Máximo Rugama sufrió los efectos de un hecho totalmente aislado, provocado, como antes hemos expresado, por el dolor de un hijo que perdió para siempre a su querido padre, cuando éste había regresado con la satisfacción del deber cumplido, deseando disfrutar de sus hijos.


Séptimo:
Aprovechamos la oportunidad para expresar nuestro sincero agradecimiento a la Familia Rugama Rivas, por la flexibilidad y comprensión mostrada al permitir que mi hijo Claudio Antonio asistiera a las honras fúnebres de su difunto padre, y les hacemos saber que los tenemos en oración permanente para que Nuestro Señor Jesucristo les dé la sabiduría necesaria para entender esta dolorosa situación, y que Máximo tenga una pronta recuperación física y espiritual.


Eternamente agradecidos, nos suscribimos

Mildred Flores viuda de Valdivia
Claudio Antonio Valdivia Flores.