Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Visa-Éxito: unión de Profesión y Amor

Dr. Franklin Franklin Chávez (*)

Carta recibida
Estimado “Aprendiz de Quijote”. Deseo se encuentre bien espiritual y físicamente en unión de los suyos. Con su gentileza que lo caracteriza, espero que me conteste por medio de la columna de EL NUEVO DIARIO, a la inquietud que a continuación expondré, pues Dios le ha dado la facilidad, el don de servir a nuestra gente con sus conocimientos migratorios-consulares.

Soy una joven de 29 años, soltera, con planes de casarme en los primeros días de 2009, con mi primer y único novio, soy profesional, tengo cuatro años de ser vicegerente de una empresa. Mi novio también es profesional, ambos somos ingenieros en sistemas, la diferencia es que él se graduó y se fue a Estados Unidos, pues es residente, él viene con frecuencia a Nicaragua, claro, a ver a su amada. El caso es que pensamos casarnos tanto civil como eclesiástico, ambos somos muy conservadores, y por ninguna razón estaremos casados y viviendo separados. Eso nunca.

Solución… ¿Pedir yo la visa de visitante, o que mi esposo haga las gestiones de mi residencia? ¿Cuál de las dos formas es la más indicada? Él dice que si no me dan la visa se quedaría a vivir en Nicaragua, lo cual NO me parece, ya que nuestro país presenta un panorama incierto.

Sin más a que hacer referencia, deseándole que Nuestro Señor le siga iluminando para que su luz brille en beneficio de todo aquel que más lo necesite.

Muchas bendiciones para ti “Aprendiz de Quijote”, los tuyos, y recuerda que Dios disfruta observando cada detalle de tu vida, porque para el lo que pasa fuera de tu vida no es tan importante para DIOS como lo que pasa dentro de ti. Éxitos.


Alexandra- Matagalpa

Respuesta
Con inmensa satisfacción le estamos contestando su tierno correo electrónico. Los felicito por ese amor y dedicación especial. Gracias Alexandra, por sus palabras de FE en Dios, por sus deseos de Éxito.

En AyudaUSA visualizamos su caso en varias posibilidades de acción. Primero está la gestión de buscar visa (B2) de visitante temporal, posiblemente se la den en el consulado gringo en Managua, dada su posición laboral, unión familiar, etc., pero al entrar usted de visita a USA, el oficial de aduanas le dará seis meses de estadía legal, y quizás, antes de su vencimiento, con ayuda legal calificada, pueda solicitar una extensión de seis meses más, para estar cerca de un año en USA, en unión con su amado, pero al final de este tiempo entraría en la ilegalidad migratoria, con sus consecuencias de “vivir con miedo, esconderse, peligro de deportación, etc.”.

Si regresa ha Nicaragua antes de su vencimiento, y retorna a USA corto tiempo después, lo mas probable que NO la dejen entrar, la deporten y le cancelen la visa, lo cual creo que usted ni su futuro esposo desean. Por lo consiguiente, obtener una visa temporal de visita, para resolver a medias, no es la solución idónea.

Segundo, vemos la posibilidad de que inmediatamente después de su matrimonio, su esposo realice una petición (i-130) como residente a favor suyo, categoría 2A, bajo la segunda preferencia, que tienen una lista de espera para emigrar legalmente a USA en unos cinco años. Aunque esto se podría recortar considerablemente, cuando su esposo obtenga la ciudadanía gringa, y el caso de petición esté pendiente. Pero creo que tampoco sería la solución, puesto que como usted muy bien lo manifiesta, “por ninguna razón estaremos casados, viviendo separados. Eso nunca”.


La solución es una combinación de gestiones migratorias, que realizándolas con buena puntería, profesionalmente, pueda dar en el blanco deseado de NO separación y legalidad migratoria, amiga Alexandra. Hay que someter la petición i-130 para la residencia, y de inmediato… ayer, que su novio comience buscando un patrón, una empresa-negocio gringo, pequeña-mediana o grande, pero establecida, que le dé un contrato formal de trabajo, en su profesión o especialidad, a Usted, Alexandra. Nos referimos a las visas de trabajo temporal para profesionales con una duración de seis años, la visa H1B. Estas visas temporales de trabajo profesional, son muy buenas, y las gestiones hay que comenzarlas con varios meses de anticipación al mes de abril de cada año. Para ser reclamadas-recibidas al comenzar el año fiscal estadounidense, en el mes de octubre.

No hay que confundir las visas temporales de trabajo para labores básicos, NO-profesionales --visa H2B--, que tienen una duración de 12 meses, las cuales son motivos de medias verdades, fraudes, engaños, y que han sembrado últimamente una estela de pérdida de miles de dólares en un mercado fantasma de visas gringas en Nicaragua. Estas visas (H2B) nunca en AyudaUSA las hemos gestionado, son buenas para resolver por doce meses, pero son piñata de fraudes, abusos laborales, robos, etc., por estas razones y otras, NUNCA en AyudaUSA las hemos tomado, gestionado un solo caso.

Las visas de trabajo para profesionales, la H1B (éstas sí las gestionamos en AyudaUSA), se realizan de forma muy especializada, litigando en USA, con el Departamento de Labor, y el Servicio de Migración y Ciudadanía (USCIS) de Estados Unidos. Y que de forma oficial y directa, después de la aprobación, el caso es trasladado al consulado gringo en Managua para la adjudicación final.

Normalmente, todo el proceso es gestionado, elaborado por un bufete legal en USA, en los meses de enero-febrero-marzo, y sometido en los primeros cinco días del mes de abril al USCIS (Migración en USA). El caso es minuciosamente procesado por dos departamentos federales y sometido a un escrutinio riguroso. Les recomendamos a nuestros amigos lectores interesados, que busquen la edición digital, impresa de esta columna, de AyudaUSA por EL NUEVO DIARIO, con fechas del dos, cinco, nueve, y doce de enero de 2007, encontraran “Todo el poder de la información” en visas de trabajo para USA.

A nuestra amiga lectora, Alexandra, la invitamos a que nos visite, le ayudaremos sin costo legal alguno (tres mil dólares), como un regalo de boda de AyudaUSA, del “Aprendiz de Quijote”, a esta “Dulcinea” que encontró el amor. ¡El resto… es historia!

(*) Sociólogo, Catedrático, Jurisprudencia
Migratoria-Consular & Derechos Humanos.

Immigration AyudaUSA / Miami: 305-220-7000
Casa 30, Reparto San Martín, Managua.

Tel: 266-2000; cel- 893-3000
ayudausa@hotmail.com