•  |
  •  |
  • END

El derecho a la educación de los grupos y de las comunidades minoritarias fue el tema que se abordó en el primer Foro de las Naciones Unidas sobre cuestiones de las minorías, que se llevó a cabo en Ginebra, los días 15 y 16 de diciembre.

El profesor Gay McDougall y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, en colaboración con la Unesco, señalaron que los niños pertenecientes a grupos minoritarios padecen de manera desproporcionada de la desigualdad en el acceso a la educación de calidad, lo que perpetúa el ciclo de la pobreza y les impide desarrollar después todo su potencial laboral y social.

Según el informe de desarrollo humano realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, el sistema educativo de nuestro país cuenta con cinco mil 358 escuelas, pero sólo 361 están en la Costa Caribe, aumentando así el índice de analfabetismo en las regiones autónomas.

Ser protagonistas de la educación
Barnabás Waldan, Secretario Regional de Educación de la Costa Caribe de nuestro país, solicitó al ministro de Educación, Miguel De Castilla, no sólo la gratuidad de la educación pública, sino ser los protagonistas de la educación bilingüe regional.

“Queremos  que la educación en la Costa Caribe sea atendida en los seis idiomas para los seis grupos étnicos vivientes  antes de la llega de Colón”, dijo el secretario de dicha organización, el profesor Waldan.

El Foro, denominado “Las minorías y el derecho a la educación”, aspira a constituirse en una plataforma anual de diálogo y colaboración sobre temas que atañen a los miembros de minorías nacionales, étnicas, religiosas y lingüísticas.

Expertos y activistas de los derechos humanos que asistieron al foro elaboraron recomendaciones que serán sometidas ante el Consejo de Derechos Humanos. Además, debatieron los marcos internacionales que establecen el acceso equitativo de las minorías a una educación de calidad.